El gasoducto Nord Stream 2 será terminado y puesto en marcha a pesar de que Estados Unidos siga ejerciendo presión sobre el proyecto, declaró a Sputnik el subdirector general del Fondo de Seguridad Energética Nacional de Rusia, Alexéi Grívach.

“Estoy convencido de que el gasoducto será terminado y entrará a funcionar a pesar de que los norteamericanos sigan presionando con manos propias y manos ajenas”, dijo el experto.

El diario Politico publicó el 7 de abril, citando fuentes en la administración estadounidense, que la Casa Blanca se propone nombrar a un enviado para Nord Stream 2 cuya misión sería paralizar el proyecto ruso; el principal candidato es Amos Hochstein, ex enviado especial y coordinador para Asuntos Internacionales de Energía durante el gobierno de Barack Obama (2009-2017) .

“Hochstein es un antiguo ‘amigo’ nuestro, uno de los autores del concepto de limitación de la competencia en el mercado gasístico de Europa en interés de la exportación del gas natural licuado de EEUU. El posible nombramiento de esta figura tan odiosa no ofrece ninguna posibilidad de compromiso y solo acentuará las contradicciones entre Alemania y los países pronorteamericanos dentro de la Unión Europea”, relató Grívach.

Comentó que actualmente pueden verse incitaciones a un nuevo agravamiento de la situación en el este de Ucrania para presionar a los europeos y hacer que se enemisten aún más con Rusia, con lo cual se complicarían los trabajos de tendido del gasoducto Nord Stream 2.

El proyecto Nord Stream 2 tiene por objetivo la puesta en marcha de un gasoducto que transportaría hasta 55.000 millones de metros cúbicos de gas natural por año desde Rusia a Alemania, pasando por las aguas territoriales o las zonas económicas exclusivas de Dinamarca, Finlandia, Alemania, Rusia y Suecia.

Se oponen al nuevo gasoducto Estados Unidos, que busca vender a Europa el gas natural licuado de sus yacimientos de esquisto, y varios países europeos como Polonia, Letonia y Lituania.

Las obras fueron suspendidas en diciembre de 2019 después de que Washington amenazara con sanciones a la empresa suiza Allseas, que realizaba el tendido.

El 11 de diciembre de 2020, el barco Fortuna de una empresa rusa retomó la construcción del gasoducto. A las pocas semanas fue objeto de sanciones por parte del Gobierno estadounidense.

Fuente: sputniknews.com