Un día después de ser declarado ganador de las elecciones, el presidente de Chad murió mientras visitaba a sus tropas en la primera línea de los combates contra los rebeldes del norte. En el poder desde hace 30 años, Idriss Déby  era considerado como un inquebrantable aliado de Occidente en la lucha contra los grupos yihadistas. Uno de sus hijos dirigirá un consejo militar de transición.

El presidente de Chad murió este martes 20 de abril. Idriss Déby Itno, que gobernó la nación centroafricana durante más de tres décadas, falleció por la gravedad de sus heridas mientras comandaba al Ejército en el norte del país; donde se libra una guerra contra facciones rebeldes, según anunció la institución castrense.

“El presidente de la República, Idriss Déby Itno, acaba de exhalar su último aliento mientras defendía la integridad territorial en el campo de batalla”, declaró el portavoz del ejército, el general Azem Bermandoa Agouna.

El sorprendente anuncio se produjo apenas unas horas después de que los funcionarios electorales declararan a Déby vencedor de las elecciones presidenciales del 11 de abril, allanando el camino para que permaneciera en el poder durante seis años más.

La causa exacta de su muerte aún no está clara, pero una fuente diplomática europea dijo que había sido asesinado. Algunos ministros habían dicho el lunes que el jefe de Estado había visitado este fin de semana el frente donde el Ejército enfrentaba a una columna de rebeldes que había lanzado una ofensiva desde bases de retaguardia en Libia el día de las elecciones.

Los rebeldes, a los que el Ejército afirmó haber derrotado en los combates, afirmaron en un comunicado que Idriss Déby había sido herido, pero la información no fue confirmada por fuentes oficiales.

Un consejo militar de transición dirigido por uno de sus hijos 

Inmediatamente después del anuncio, el hijo de Déby, Mahamat Idriss Déby Itno, fue nombrado presidente interino por un consejo transitorio de militares.

El general de 37 años y comandante de la guardia presidencial, encabezará así un consejo militar encargado de sustituir al difunto presidente durante 18 meses, según anunció el Ejército, que también impuso un toque de queda nocturno a partir de las 6:00 p.m.

“Se lanza un llamamiento al diálogo y a la paz a todos los chadianos del país y del extranjero para seguir construyendo juntos el país”, dijo el portavoz Azem Bermendao Agouna, rodeado de varios oficiales. 

“El Consejo Nacional de Transición asegura al pueblo chadiano que se han tomado todas las medidas para garantizar la paz, la seguridad y el orden republicano”, agregó.

Déby, un fiel aliado de Francia en el Sahel

Idriss Déby, de 68 años, llegó al poder tras una rebelión en 1990. Ha sido uno de los líderes más longevos de África. A lo largo de los años, ha sobrevivido a numerosas rebeliones armadas y ha conseguido mantenerse en el poder hasta esta última insurgencia dirigida por un grupo que se autodenomina ‘Frente para el Cambio y la Concordia en Chad’. Se cree que estos rebeldes se han armado y entrenado en la vecina Libia antes de cruzar al norte de Chad el 11 de abril.    

Déby se enfrentaba a un creciente descontento público por su gestión de la riqueza petrolífera de Chad y a la represión contra sus opositores. Sin embargo, en los resultados electorales anunciados el lunes, Deby obtuvo el 79% de los votos. “Sé de antemano que voy a ganar, como he hecho en los últimos 30 años”, dijo el presidente antes de las elecciones.

Su muerte es un golpe para Francia, que consideraba a Déby como un importante aliado en la lucha contra el extremismo islámico en África. De hecho, el país europeo había basado sus operaciones antiterroristas en el Sahel en la capital chadiana, Yamena.

El hijo de Déby, Mahamat, ha sido uno de los principales comandantes de las fuerzas chadianas que participan en esa alianza internacional. 

Por Aurore Bayoud

Fuentes: AP / AFP / Reuters / france24.com