El viaje hacia la Estación Espacial Internacional debía despegar este jueves 22, pero las condiciones climáticas forzaron su aplazamiento para el día siguiente. El francés Thomas Pesquet, el japonés Akihiko Hoshide y los estadounidenses Shane Kimbrough y Megan McArthur son los miembros del equipo bautizado como Crew-2, que realizará decenas de investigaciones en órbita.

Un día más de espera en el Centro Espacial John F. Kennedy, en Florida, Estados Unidos. La agencia espacial estadounidense anunció que la misión realizada de la mano con la privada SpaceX no despegará el jueves 22 de abril, de acuerdo a lo previsto, sino el viernes a las 5:49 a.m., hora local

“Aún si las condiciones alrededor del sitio de lanzamiento debían ser favorables para el despegue, los equipos deben igualmente tener en cuenta las condiciones a lo largo de la trayectoria de vuelo”, explicó la NASA en un comunicado este miércoles.

La agencia “prevé un 90 % de probabilidad de condiciones meteorológicas favorables” para el despegue y el clima debería “mejorar” en la ruta de la trayectoria del vuelo. Frente al despegue, el viento sigue siendo “la principal preocupación meteorológica” para la agencia.

La misión llamada Crew-2 incluye a dos astronautas estadounidenses, Shane Kimbrough y Megan McArthur, el japonés Akihiko Hoshide y el francés Thomas Pesquet, de la Agencia Espacial Europea (ESA). Todos ellos ya estuvieron en el espacio.

La ESA por su parte apodó la misión “Alpha”, en referencia a Alfa Centauri, el sistema estelar más cercano a nuestro sistema solar.

SpaceX, fundada por Elon Musk, se afirmó como la proveedora preferida de la NASA para el transporte espacial ya que la cápsula Starliner de Boeing acumula retrasos en sus vuelos de prueba.

El éxito en mayo de 2020 del primer vuelo de prueba tripulado de SpaceX rompió el monopolio ruso sobre los vuelos a la EEI y les devolvió a los estadounidenses la capacidad de lograr esta hazaña, después de que el programa de transbordadores espaciales “Shuttle” fuera cerrado en 2011.

El vuelo del jueves reutilizará el cohete de la primera misión Crew-1, y la nave espacial Crew Dragon será la misma que la del vuelo de prueba.

Pesquet dijo a los periodistas que su presencia subrayaba el compromiso de Europa con los vuelos y la exploración espacial.

“Es importante para nosotros como agencia (espacial) porque somos parte del programa de la ISS desde hace 20 años y tenemos la intención de participar en lo que sucederá a continuación”, dijo el francés, en especial alusión al programa de vuelos tripulados a la Luna, Artemisa.

Pesquet también destacó su entusiasmo ante la idea de viajar en la cápsula Crew Dragon, futurista y totalmente autónoma, muy diferente de las naves rusas Soyuz que conoce.

“La forma en que está distribuida es simplemente fantástica, sabes lo que está pasando todo el tiempo”, dijo. “La Soyuz es increíblemente confiable, pero había que entender toda esta información (…) esparcida por todo el tablero”. “Por eso la capacitación fue mucho más larga”, agregó.

Los cuatro astronautas se solaparán en la ISS con la tripulación del Crew-1 unos días antes de que esta última regrese de su misión de seis meses.

Con la presencia además de tres rusos, la estación estará inusualmente llena, con 11 personas a bordo.

Pesquet y su colega japonés Hoshide tienen planeado enriquecer la comida con platos típicos de sus países. Pesquet reveló así que habría crêpes suzette en el menú.

Durante su misión, el equipo se encargará de realizar numerosos experimentos científicos. Entre estos, según Pesquet, el examen de los efectos de la ingravidez en los organoides cerebrales (unos minicerebros creados en el laboratorio).

Los científicos esperan que esta investigación pueda ayudar a las agencias espaciales a prepararse para misiones que expondrán a los equipos humanos a las dificultades del espacio durante largos períodos de tiempo e incluso ayudarán a combatir las enfermedades cerebrales en la Tierra.

Otra parte importante de la misión será actualizar el sistema de energía solar de la estación mediante la instalación de nuevos paneles compactos que se despliegan como una enorme colchoneta de yoga.

El lanzamiento de Crew-2 coincide con el Día de la Tierra, y a su regreso en otoño, habrá contribuido a la investigación medioambiental al haber tomado 1,5 millones de imágenes de fenómenos como el crecimiento de las algas y la iluminación artificial durante la noche.

Fuentes: tn.com.ar / france24.com