El activista hongkonés de 24 años recibió este jueves su tercera condena por haber participado en unas manifestaciones organizadas en 2020 con motivo de la conmemoración de la masacre de Tiananmen. La sentencia inicial fue de 15 meses y se redujo a 10 después de que Wong se declarara culpable. 

Con la última condena de Joshua Wong, el joven activista ya suma 27 meses y medio en prisión que empezó a cumplir en diciembre de 2020.

Los 10 meses adicionales que tiene que pagar tras las rejas fueron sentenciados por un tribunal de Hong Kong este jueves 6 de mayo. La razón: la participación de Wong en una manifestación no autorizada el 4 de junio de 2020 para conmemorar la represión en Beijing contra manifestantes en la Plaza Tiananmen, en 1989.

En la noche del 3 al 4 de junio de ese año, el Ejército chino recibió la orden de dispersar las protestas que llevaban casi siete semanas. No hay una cifra exacta, pero cientos o miles de personas que exigían al Gobierno mayores libertades y el fin de la corrupción, murieron a manos de las autoridades.

Desde entonces, las conmemoraciones de la represión de Tiananmen están prohibidas en China continental, pero en Hong Kong la situación es diferente, ya que la excolonia británica celebra tradicionalmente las vigilias cada año. Luego de haber vuelto a ser parte de China en 1997, se le concedieron ciertas libertades, incluidas los derechos de expresión y reunión.

Sin embargo, estas libertades han sido socavadas por la llamada Ley de Seguridad nacional, establecida por el Gobierno de Beijing en Hong Kong, y que le otorga amplias facultades para reprimir una variedad de crímenes políticos. En otras palabras, China puede castigar hasta con cadena perpetua lo que el país considere como un acto de subversión, secesión, terrorismo o confabulación con fuerzas extranjeras.

Pero Wong no es el único activista condenado. Las penas también llegaron para Tiffany Yuen y Jannell Leung, que tendrán que cumplir cuatro meses de prisión, y Lester Shum que recibió una condena de seis meses. Todos fueron castigados por los mismos cargos.

“Está claro que los acusados lo hicieron de manera premeditada, desafiaron abiertamente la ley a sabiendas de que no tenían autoridad para participar en una concentración no autorizada”, dijo el juez Stanley Chan.

El magistrado argumentó que “la Ley Básica garantiza la libertad de reunión, pero establece que esta libertad y esos derechos no son absolutos y están sujetos a restricciones sin importar el estatus de los participantes”. La Ley Básica es una legislación que sirve como Constitución de facto de la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

La Ley de Seguridad nacional, por encima de la libertad de expresión

Chow Hang-tung, vicepresidenta de la Alianza de Hong Kong de Apoyo a los Movimientos Patrióticos Democráticos de China, cree que las sentencias anunciadas este jueves contra los cuatro activistas pro democráticos son un claro mensaje para los hongkoneses que tienen en mente seguir realizando manifestaciones callejeras.

Chow, que también está acusada de haber participado en la concentración del 4 de junio de 2020, asegura que la condena a los activistas viola las normas internacionales de derechos humanos y la Ley Básica de Hong Kong.

La conmemoración de la masacre en la Plaza de Tiananmen se acerca y de manera incómoda este año para Beijing, que el 1 de julio celebrará el centenario del Partido Comunista de China (PCC).

Cuando se le preguntó si conmemorar a las víctimas de Tiananmen violaría la Ley de Seguridad impuesta por Beijing, la líder de Hong Kong, Carrie Lam, dijo que era importante mostrar respeto al PCC.

Por Andrea Amaya

Fuentes: Reuters / AFP / france24.com