Un ciberataque ha obligado a la compañía operadora Colonial Pipeline a suspender temporalmente las operaciones del sistema de tuberías que suministra gasolina y diésel a varios estados de EEUU.

En un comunicado oficial, la empresa informó de que respondió al ataque, ocurrido el 7 de mayo, desconectando ciertos sistemas «para contener la amenaza» que había interrumpido temporalmente todas las operaciones del oleoducto y había afectado algunos de sus sistemas de telecomunicaciones.

Colonial Pipeline agregó que una compañía externa de ciberseguridad ya está trabajando en determinar la naturaleza y el alcance del ciberataque. También afirmó que ya se puso en contacto con la Policía y con otras agencias federales.

«Estamos tomando medidas para comprender y resolver este problema», asegura la compañía.

«Hasta el momento, nuestro principal objetivo es la restauración segura y eficiente de nuestro servicio y nuestros esfuerzos para volver a operar con normalidad», asegura.

Fuente: sputniknews.com