El Gobierno irlandés aseguró este lunes que la “reparación” del daño provocado por el ciberataque que sufrió la semana pasada el sistema informático del Servicio de Salud Nacional (HSE, en inglés) costará “decenas de millones de euros”.

Su director ejecutivo, Paul Reid, explicó hoy que, además del coste económico, el “ataque de secuestro de datos” detectado el pasado jueves sigue causando “serios trastornos” al HSE, que mantiene cerrados desde entonces muchos de sus sistemas informáticos, lo que provocó la cancelación de miles de citas y servicios sanitarios.

EL directivo indicó que el ciberataque fue un “golpe muy grave y sofisticado” dirigido a “cada uno” de los 2.000 sistemas que componen la red informática del HSE, si bien los expertos establecieron ya durante el fin de semana “una base inicial para su reconstrucción” en los próximos días.

No obstante, advirtió de que aún es pronto para determinar el “impacto total” que tendrá el ataque sobre cada uno de esos sistemas y para asegurar si “serán estables” a finales de esta semana.

Reid también dijo que desconoce cuánto dinero pidieron los piratas informáticos para “liberar” toda la información secuestrada, ya que esta cuestión está ahora en “manos de los equipos nacionales de seguridad”.

A este respecto, el primer ministro irlandés, Micheál Martin, subrayó que el Gobierno “no pagará rescate alguno”.

”Llevará varios días evaluar el impacto. Lo importante es que la gente coopere con el HSE, que los servicios de emergencia están funcionando y que el programa de vacunación contra la covid-19 no se ha interrumpido”, destacó Martin.

Reid señaló hoy que la prioridad ahora está encaminada a que hasta 19 hospitales de todo el país reactiven “sistemas informáticos independientes” y a recuperar “cierta conectividad en los sistemas del HSE”.

En paralelo, agregó, el HSE trabaja para reabrir “los sistemas de diagnóstico, de oncología y de resultados de laboratorio de pacientes”, así como los “servicios de correo electrónico internos”.

Este grave incidente ocurre cuatro años después de que un ataque similar provocara serios problemas e interrupciones en el Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) del Reino Unido. En ese entonces, el virus, llamado WannaCry, obligó a paralizar la actividad de casi 600 centros de salud de todo el país, ya que algunos de los sistemas acabaron infectados por el virus informático y otros como medida de protección.

Fuentes: EFE / infobae.com