Naciones Unidas informó que más de 52.000 refugiados palestinos se vieron obligados a abandonar sus hogares como resultado de los ataques aéreos de Israel sobre Gaza. Organismos internacionales alertan del peligro de enfermedades por el hacinamiento de los miles de desplazados y solicitaron la apertura de un corredor humanitario. Mientras tanto, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu aseguró que los ataques continuarán. 

La Organización de las Naciones Unidas dijo este martes 18 de mayo que unos 52.000 palestinos quedaron desplazados tras los bombardeos israelíes que han dañado unos 450 edificios en la Franja de Gaza. Los miles de refugiados se parapetan en 58 escuelas en serias condiciones de hacinamiento.

Jens Laerke, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) declaró a periodistas que desde el inicio de las hostilidades entre Israel y Gaza los últimos nueve días, 132 edificios fueron destruidos y 316 resultaron gravemente dañados. Laerke afirmó que la ONU y sus aliados están listos para dar asistencia humanitaria en cuanto la seguridad lo permita.

Entre la infraestructura afectada en Gaza se encuentran seis hospitales, nueve centros de atención y una planta purificadora que afectó el acceso al agua a unas 250.000 personas, según la ONU. Margaret Harris, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS) denunció que entre los desplazados existe riesgo de enfermedades y la propagación del Covid-19 debido al hacinamiento y la falta de insumos médicos que no llegan por los riesgos de seguridad.

Amnistía Internacional: “Ataques pueden constituir crímenes de guerra”

Por su parte, la ONG Amnistía Internacional solicitó una investigación sobre los ataques contra estructuras residenciales en Gaza que se vienen reportando desde que explotó el conflicto el 10 de mayo.

“Las fuerzas israelíes han mostrado indiferencia por la vida de los civiles palestinos al llevar a cabo una serie de ataques aéreos contra edificios residenciales que en algunos casos han matado a familias enteras, incluidos niños, y han causado destrucción sin sentido a la propiedad civil, en ataques que pueden constituir crímenes de guerra. o crímenes de lesa humanidad “, expresó la organización en un comunicado.

Israel justifica que solo se defiende de los ataques contra su población civil y que dispara solo en sitios que considera objetivos militares y que envía advertencias para que los edificios sean evacuados, pero Amnistía ha registrado casos que contradicen la versión israelí y por eso solicitó a la Corte Penal Internacional que abra una investigación.

Alemania y Egipto prometen ayuda económica para ayudar a los civiles en Gaza

“Hoy presionaré por un mejor suministro humanitario en Gaza”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores alemán Heiko Maas tras confirmar que su país destinará 40 millones de euros para ayudar a la población civil en Gaza. El funcionario reiteró la postura de Alemania de apoyar el derecho de defensa de Israel.

Por su parte, Egipto emitió un comunicado donde promete donar 500 millones de dólares para revertir los daños a la infraestructura en la Franja de Gaza y que empresas egipcias participarán en las operaciones de reconstrucción. El jefe de Hamas, Ismail Haniyeh, agradeció la contribución y los esfuerzos de mediación de Egipto.

Por su parte, Benjamin Netanyahu dijo este martes que los militantes palestinos han recibido “golpes inesperados” durante la primera semana de enfrentamientos. El Gobierno publicó un video donde el primer ministro aparece frente a un avión de combate al sur de Israel prometiendo que los ataques continuarán.

“Estoy seguro de que todos nuestros enemigos que nos rodean ven el precio que hemos cobrado por la agresión contra nosotros y estoy seguro de que aprenderán la lección”, desafió el líder israelí. 

Desde el inicio de las confrontaciones entre Hamas y las Fuerzas Armadas de Israel, que constan del lanzamiento de cohetes y operaciones aéreas y terrestres, al menos 213 palestinos han muerto, entre ellos 61 niños. En Israel las víctimas llegan a 12, incluido un menor de cinco años.

Fuentes: EFE / Reuters / france24.com