En Bolivia, las elecciones del 20 de octubre pasado fueron un colosal fraude que no se termina de esclarecer porque el gobierno y el Órgano Electoral encubren.

El padrón electoral se ha incrementado en un 97% entre el 2005 y el 2019, mientras que la población de Bolivia solo se ha incrementado en un 22%. Hay cerca de un millón y medio de votantes fantasmas.

Al tomar el poder nuevamente el castrochavismo con Luis Arce, Evo Morales ha regresado a Bolivia con total impunidad. En cuestión de semanas los jueces infames de la dictadura han limpiado casos de corrupción narcotráfico y hasta abuso de menores. Hay presos políticos como la ex presidenta Añez, miembros de su gobierno, estudiantes, policías, militares, líderes cívicos.

Carlos Sánchez Berzaín entevistado por Alexis Ortiz en “Bienvenidos venezolanos”.

Fuente: Carlos Sanchez Berzaín