El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, exigió este domingo (23.05.2021) la liberación inmediata del periodista opositor bielorruso Raman Protasevich y condenó “rotundamente” el desvío forzoso a Minsk del avión que lo llevaba a Lituania.

Blinken dijo en un comunicado que el Gobierno estadounidense se está coordinando de cerca sobre este asunto con sus aliados, entre ellos responsables de la Unión Europea, Grecia y Lituania. El funcionario señaló que, dados los indicios de que el aterrizaje forzoso se basó en falsedades, Washington respalda una reunión lo antes posible del Consejo de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para abordar este suceso.

Las autoridades bielorrusas detuvieron al periodista, crítico con el Gobierno de Alexader Lukashenko, después de que el mandatario ordenara desviar al aeropuerto de Minsk el vuelo de la aerolínea Ryanair. La tripulación del vuelo FR4978 “fue notificada por el servicio de control de tráfico aéreo de Bielorrusia de una potencial amenaza de seguridad a bordo y fue instruido a desviar (el avión) hacia el aeropuerto más cercano, Minsk”, informó la aerolínea en un comunicado publicado en Twitter

“Este acto impactante perpetrado por el régimen de Lukashenko hizo peligrar las vidas de más de 120 pasajeros, incluyendo ciudadanos estadounidenses”, subrayó Blinken quien expresó, además, su “profunda” preocupación acerca de las informaciones que apuntan una implicación de los servicios de seguridad y de aviones militares bielorrusos para escoltar el aparato en el que viajaba Protasevich.

El titular de Exteriores de Estados Unidos recordó que los medios de comunicación independientes son un pilar esencial para la aplicación de la ley y un componente vital en una sociedad democrática. “EE. UU. condena de nuevo el continuo acoso del régimen de Lukashenko y la detención arbitraria de periodistas”, afirmó Blinken, quien dijo apoyar las aspiraciones de la ciudadanía bielorrusa de un futuro “libre, democrático y próspero” y sus llamados a un respeto por parte de su Gobierno a los derechos humanos y libertades fundamentales.

¿Quién es Raman Protasevich?

El periodista fue uno de los fundadores de los canales de Telegram Nexta y Nexta Live, basados en Polonia, con más de 1,2 millones de seguidores. Protasevich, cuyo medio fue la principal fuente de información durante las primeras semanas de protestas antigubernamentales tras las fraudulentas elecciones presidenciales de agosto de 2020 y que vivía en el exilio en Lituania, estaba en busca y captura.

Nexta fue catalogado como “extremista” en octubre de 2020 en Bielorrusia y sus dos fundadores fueron acusados de organización de disturbios e instigar al odio social. Asimismo, el KGB bielorruso les puso en una lista de personas implicadas en “terrorismo”, delitos por los que puede ser condenado a 15 años de prisión o incluso a pena de muerte, según la oposición.

Bielorrusia defiende su decisión de interceptar el avión en que viajaba Protasevich

Bielorrusia defendió este lunes (24.05.2021) la decisión de usar un avión militar para desviar un vuelo de Ryanair en el que viajaba un disidente, un incidente calificado como “terrorismo de Estado” por dirigentes occidentales que prometieron una respuesta. Las últimas, desde Francia o Irlanda, cuyos responsables de Exteriores calificaron el incidente como “piratería de Estado” y pidieron sanciones. O el de Reino Unido, Dominic Raab, que pidió su liberación imediata. El Alto Representante para Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrel, pidió en un comunicado una investigación internacional sobre lo ocurrido.

El Ministerio de Exteriores bielorruso tildó las acusaciones hoy de “infundadas” y defendió que actuaron en “pleno cumplimiento” de las normas internacionales. “No cabe ninguna duda de que las acciones de nuestras autoridades competentes estaban en pleno cumplimiento con las normas internacionales establecidas”, dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores de Bielorrusia, Anatoli Glaz, en un comentario publicado en la página web de la diplomacia bielorrusa. 

El gobierno de Alexander Lukashenko provocó una ola de protestas en Occidente tras desviar a Minsk un avión de Ryanair, que cubría la ruta Atenas-Vilna, y detener a un pasajero, el periodista opositor Roman Protasevich. Las autoridades dijeron que el avión tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en la capital bielorrusa tras un aviso de bomba, que resultó ser falsa. Un canal semioficial de la presidencia en la aplicación de mensajería Telegram dijo que, aunque se podía criticar a Lukashenko por obligar al avión a aterrizar, era la decisión correcta.

“¿Cómo debe reaccionar el Estado ante los planes terroristas? ¿Quién sabe qué ideas tienen los que informaron de una amenaza de bomba y, sobre todo, quién podría estar entre los pasajeros”, dijo el canal el domingo por la noche. “Y ahora imagine que ese avión se dirige intencionadamente hacia su casa. ¿Sería culpable el Estado si no le protegiera?”, agregó.

La televisión estatal bielorrusa afirmó, por su parte, que las autoridades no sabían inicialmente que el periodista y bloguero crítico con Lukashenko se encontraba a bordo del avión. Sin embargo, el propio director general de Ryanair, Michael O’Leary, afirmó que agentes secretos bielorrusos iban en el vuelo desviado. “Creemos que algunos agentes de la KGB también desembarcaron en el aeropuerto”, agregó.

La cadena también dijo que la novia de Protasevich atrajo la atención de las fuerzas de seguridad bielorrusas cuando envió una foto de Protasevich, de 26 años, a otro bloguero. La líder opositora bielorrusa, Svetlana Tijanovskaya, dijo a la prensa británica que “no estamos solo preocupados por su libertad [de Protasevich], sino por su vida” y afirmó en Twitter que la novia del opostor también había sido detenida.

Fuentes: dw.com / Sky News /