Una decena de personalidades de distintas esferas políticas y cívicas se han reunido en Ginebra para dar el impulso de salida a una campaña internacional urgiendo la “liberación inmediata” de Julian Assange, quien se enfrenta a 150 años de prisión en Estados Unidos si el Reino Unido acepta la petición de extradición renovada por la administración de Joe Biden.

“Decir la verdad es el único crimen que ha cometido”, denuncian en su comunicado al que ha tenido acceso Sputnik.

El grupo, que incluye al relator especial de la ONU en Tortura, Nils Melzer, emitió este viernes el “Llamamiento de Ginebra”, que incorpora seis demandas fundamentales en apoyo de la libertad del fundador de WikiLeaks y en defensa de “derechos y valores humanos inalienables”.

La ciudad suiza cobija a las principales instituciones internacionales y ONG destinadas a proteger los derechos humanos, la libertad de expresión y de prensa, además de ser histórico refugio de disidentes religiosos y políticos, lo cual redobla el simbolismo y la fuerza de la iniciativa.

El alcalde de Ginebra, Frédérique Perler, participó en el evento, al que asistieron la pareja de Assange, Stella Moris, el exdirector del Comité Internacional de la Cruz Roja, entre otros.

Los promotores de la campaña instan al público a firmar el “Llamamiento de Ginebra” para ejercer presión sobre las autoridades británicas, el gobierno estadounidense, el resto de Estados democráticos, además de instituciones, organismos y medios de comunicación.

El periodista, programador informático y exeditor australiano sigue preso en la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh, al sureste de Londres, a la espera del recurso de apelación interpuesto por Washington.

Los cargos imputados por la justicia estadounidense están relacionados con la obtención y divulgación de unos 700.000 informes clasificados sobre las guerras de Irak y Afganistán, además de correspondencia diplomática y sobre el presidio de Guantánamo.

“Los documentos publicados por WikiLeaks desvelaron actos y métodos operativos en violación de las Convenciones de Ginebra y los derechos humanos”, denuncia los autores reunidos en Ginebra.

El grupo advierte que EEUU no ha procesado a ninguno de los supuestos responsables de estas atrocidades, mientras Assange lleva más de “diez años en detención arbitraria” y sujeto a “tortura sicológica o un tratamiento cruel, inhumano y degradante”, según el informe de Melzer.

“Esa es la mayor paradoja, una flagrante negación de justicia, un insulto a la dignidad humana y una culpable negligencia del imperio de ley”, denuncian los reunidos en la ciudad suiza.

El “Llamamiento de Ginebra” advierte que la “salud mental y física” de Assange “se ha deteriorado gravemente” y remarca que “no hay ninguna justificación para retenerle tanto tiempo en un régimen de casi total aislamiento” en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, al sur este de Londres.

“El (entonces) director de WikiLeaks reveló información de interés público fundamental, que el propio Estado debería haber hecho público dada su obligación de informar a la ciudadanía”, apunta el escrito al tiempo que reconoce la “valiente y tenaz contribución” de Assange en “periodismo y transparencia”.

La iniciativa hace además hincapié en que la privación de libertad del fundador australiano de la pionera plataforma de filtraciones informativas “constituye una amenaza y una presión intolerables sobre los periodistas de investigación”.

El “Llamamiento” lo suscriben “ciudadanos de Ginebra y otros lugares”, en la “ciudad de la paz y las negociaciones, la cuna de los derechos humanos y la legislación humanitaria, e invitan al resto del mundo a firmar y secundar la campaña por la liberación inmediata de Julian Assange.

Fuentes: sputniknews.com / unionmundo.com