Keiko Fujimori, con un 50,3% de las preferencias, se sobrepuso a Pedro Castillo en los primeros resultados a boca de urna, quien lograría un 49,7% según la encuesta realizada por Ipsos. El resultado preliminar implica un empate técnico entre ambos candidatos.

Así fue reportado por la radio peruana RPP, revelando que no tendrían ni siquiera un punto de diferencia, tal como anticipaban las encuestas previas, pero advirtiendo que estos resultados son muy preliminares por lo que deben ser aún confirmados por el organismo electoral, la ONPE.

Con los resultados de este sondeo, la definición del ganador solo se podrá dar en días posteriores cuando esté considerablemente avanzado el escrutinio oficial de los votos, cuyos primeros reportes comenzarán a difundirse poco antes de la medianoche.

De inmediato tras revelarse el resultado del sondeo, partidarios de Castillo acusaron en medios la existencia de un fraude electoral.

“Tenemos un empate estadístico, dentro del margen de error, un empate muy ajustado. No hay manera de declarar un ganador en este momento”, dijo el director de Ipsos Perú, Alfredo Torres, al canal América.

Los primeros conteos deberían comenzar a llegar tras la media noche chilena, por parte de la ONPE.

¿La primera presidenta?

De confirmarse el resultado que anticipa el sondeo a boca de urna, Keiko Fujimori lograría en su tercer intento la Presidencia de Perú, después de haber perdido en segunda vuelta las dos elecciones anteriores ante Ollanta Humala (2011) y Pedro Pablo Kuczynski (2016), quien hace cinco años le superó por apenas 40.000 votos.

Fujimori se convertiría en la primera mujer en presidir Perú, cuyo mandato asumiría el 28 de julio, día en el que el país conmemorará los 200 años de su independencia.

En esta polarizada campaña electoral que ha dividido a Perú, Fujimori ha logrado recortar la notable desventaja que tenía al inicio de la segunda vuelta hasta lograr adelantar en intención de voto a su rival horas antes de la votación.

Para conseguirlo, la campaña de Fujimori se enfocó en dibujar estos comicios como una elección entre “libertad o comunismo”, en una especie de plebiscito del modelo económico neoliberal implantado por su padre hace 30 años.

Por un lado, Keiko Fujimori representa el continuismo de una economía abierta y promotora de la iniciativa privada que ha permitido crecer al país notablemente en los últimos años.

Al otro lado, Castillo apuesta por un reformismo profundo con una nueva Constitución que permita la nacionalización de recursos naturales, al entender que la prosperidad de las últimas décadas ha beneficiado en mayor medida a las clases sociales más acomodadas y no ha resuelto las brechas sociales ni la desigualdad.

El ganador recibirá un país en una grave crisis económica y sanitaria, pues en el 2020 sufrió una recesión del 11,6 % de su producto interior bruto (PIB) y el covid-19 se llevó la vida de más de 180.000 peruanos, que lo convierten en el país con la tasa de mortalidad más alta del mundo por la pandemia.

Por Matías Vega

Fuentes: EFE / biobiochile.cl