El Vaticano informó el sábado que estaba investigando a un influyente ayudante del fallecido papa Juan Pablo II, el cardenal Stanislaw Dziwisz, tras acusaciones de encubrimiento de abusos.

La Nunciatura Apostólica en Polonia dijo que la Santa Sede envió al cardenal italiano Angelo Bagnasco a Polonia del 17 al 26 de junio para investigar el asunto.

El objetivo de la visita era “verificar los informes, incluidos los que se han hecho públicos, de negligencia por parte del cardenal Stanislaw Dziwisz durante su mandato como arzobispo de Cracovia (2005-2016)”, dijo en un comunicado la Nunciatura (embajada del Vaticano).

Dziwisz, actualmente de 82 años, trabajó junto al pontífice polaco en el Vaticano y luego fue arzobispo en Cracovia, antes de retirarse en 2016.

“Bagnasco revisó documentos y sostuvo una serie de reuniones e informará a la Santa Sede sobre su visita”, agregó la Nunciatura.

En noviembre, la Conferencia Episcopal polaca instó al Vaticano a dilucidar el papel Dziwisz, luego de documentales emitidos por la cadena polaca TVN24 que plantearon dudas sobre el amigo y secretario de Juan Pablo II.

Luego, en marzo, un comité estatal polaco que investiga la pederastia presentó una denuncia ante la fiscalía en la que se alegaba que Dziwisz encubría los abusos sexuales del clero en la diócesis sureña de Bielsko Biala y Zywiec.

El cardenal también es sospechoso de haber ocultado al papa otros casos de abusos sexuales por parte de clérigos, como los del ex cardenal estadounidense Theodore McCarrick.

La Iglesia Católica, políticamente influyente en la devota Polonia, ha sido afectada recientemente por una serie de casos de abuso sexual de gran repercusión.

Desde el año pasado, el Vaticano ha sancionado a cuatro obispos polacos por encubrir la pederastia de miembros del clero.

También sancionó al cardenal polaco de 97 años Henryk Gulbinowicz, ya fallecido, tras una investigación no especificada que, según los medios de comunicación, estaba relacionada con supuestos abusos sexuales.

El año pasado, la Santa Sede anunció también la dimisión del obispo polaco Edward Janiak debido a sospechas de haber ocultado casos de pedofilia.

Slawoj Leszek Glodz, el arzobispo de Gdansk conocido por su lujoso estilo de vida, dimitió el año pasado tras las acusaciones de haber acosado a sacerdotes y haber guardado silencio sobre las denuncias de abusos.

El lunes, la Iglesia polaca debe publicar datos estadísticos sobre las agresiones sexuales a menores entre los fieles.

Por Verónica Reyes

Fuentes: biobiochile.cl / AFP