Turquía y EEUU continúan discutiendo la iniciativa de Ankara para garantizar la seguridad del aeropuerto internacional de Kabul tras la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán. Los expertos señalan que la actividad de las fuerzas turcas plantea un grave riesgo por la presencia de los talibanes*.

El 8 de junio el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, anunció los planes para sus efectivos en Afganistán. En aquel entonces el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró que Turquía podría “asumir una mayor responsabilidad” después de que se retiraran las tropas de EEUU.

El 24 de junio del 2021 la delegación estadounidense visitó Turquía para realizar consultas técnicas sobre el tema. “Después de dos días de negociaciones, se logró un progreso significativo en el tema de asegurar un ‘tremendo apoyo’ para el aeropuerto de Kabul en el futuro”, señala un comunicado de prensa publicado en el sitio web de la Embajada de EEUU en Ankara.

El coronel retirado de las Fuerzas Armadas de Turquía, Unal Atabay, comentó a Sputnik las perspectivas de la posible misión de Turquía en Afganistán después de la retirada del Ejército estadounidense. El militar también explicó las razones por las que Ankara presentó esta iniciativa.

“Quizás Ankara no reciba beneficios estratégicos claros sobre el ‘terreno’ en Afganistán, pero esta misión puede convertirse en un apoyo significativo para que Turquía gane puntos políticos y dividendos en futuras negociaciones con EEUU sobre temas sensibles a Ankara, como la situación en Siria, Libia, el Mediterráneo Oriental y la lucha contra el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK)”, opina Atabay.

¿Turquía se queda sola en Afganistán?

El coronel también advierte del gran riesgo que corre la futura misión turca en Afganistán por la presencia de los talibanes en la región.

“La presencia de los talibanes es un factor de inestabilidad y una amenaza para la seguridad. Los talibanes controlan actualmente gran parte de las zonas urbanas y rurales de Afganistán. Sus posiciones también se encuentran cerca de Kabul”, destaca Atabay.

El militar explica que la misión se asociará con más factores de riesgo, ya que el contingente militar de 38 países se retirará y Turquía permanecerá, desempeñando un papel de liderazgo. Y todo esto a pesar de la declaración de los talibanes en la que pidieron a los turcos que también abandonen el país.

“Esto significa que pueden intentar organizar una provocación contra la presencia del Ejército turco en el aeropuerto. Este es un riesgo muy específico”, afirma.

Nuevas resoluciones

Atabay también opina que, en caso de que se prolongue la presencia de las Fuerzas Armadas turcas en Afganistán deben ser adoptadas nuevas resoluciones.

“La misión en este país se llevó a cabo de acuerdo con la resolución de la ONU aprobada por 38 estados bajo los auspicios de la OTAN y con el liderazgo de EEUU. Sin embargo, el plazo de esta misión ha llegado a su fin. Ha llegado el momento de una nueva etapa. Por lo tanto, estamos hablando de una nueva alineación de fuerzas”, enfatizó el militar, agregando que la ONU debería adoptar una nueva resolución, y el Parlamento turco debería “aprobar un mandato correspondiente”.

Las unidades de las Fuerzas Armadas de Turquía se han unido a la Misión Apoyo Decidido de la OTAN en Afganistán de acuerdo con la resolución del Parlamento turco del 10 de octubre de 2001. A lo largo de los 20 años que el Ejército del país otomano ha estado en Afganistán, muchos soldados locales han sido entrenados por instructores turcos.

La presencia militar turca aún continúa en varias regiones del país. Turquía también ha participado en misiones de seguridad en la región de Kabul y proyectos de infraestructura en la provincia de Wardak. En cuanto al Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, el Ejército turco, junto con el contingente de otros países, ha mantenido su presencia allí durante los últimos 6 años para garantizar la seguridad.

Fuente: sputniknews.com