Es el periodista más famoso sentado en una prisión occidental: Julian Assange. Está detenido en Londres desde abril de 2019. Estados Unidos exige su extradición debido a la publicación de documentos secretos sobre las operaciones militares en Irak y Afganistán. El material filtrado por la denunciante Chelsea Manning, incluidos videos sobre presuntos crímenes de guerra, fue publicado en línea por Assange en 2010 en su plataforma Wikileaks.

Alegación principal de la acusación redactada bajo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump: divulgación y puesta en peligro de fuentes de inteligencia. Pena máxima teórica: 175 años. En enero de 2021, un tribunal de Londres se negó a extraditar a Assange con el argumento de que existía riesgo de suicidio. El deterioro de su salud, según el relator especial de la ONU sobre la tortura, Nils Melzer, también se debe a las condiciones carcelarias en Gran Bretaña.

Sin embargo, el tribunal rechazó la libertad bajo fianza, debido al supuesto riesgo de fuga. Pero ahora hay un rayo de esperanza para Assange, porque un testigo igualmente importante y turbio de la acusación, según un informe del periódico islandés “Stundin”, se retractó de las acusaciones hechas contra el fundador de Wikileaks. Sigurdur Ingi Thordarson afirmó originalmente que Assange le pidió que espiara a políticos y pirateara computadoras.

Las acusaciones contra Assange “construidas y sin fundamento”

El islandés, involucrado en maquinaciones criminales, ha retirado ahora estas declaraciones. Son ficticios, los hizo contra las garantías de impunidad por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos y el Buró Federal de Investigaciones (FBI). El FBI es la agencia central de aplicación de la ley del gobierno estadounidense y también el servicio secreto nacional.

Los miembros alemanes del Bundestag que llevan mucho tiempo comprometidos con Assange se sienten confirmados por este sorprendente cambio: “Las últimas revelaciones sobre acusaciones de piratería informática fabricadas por un testigo clave que coopera con el FBI muestran una vez más que las acusaciones contra el periodista Julian Assange están construidas y son infundadas”, dice en un comunicado conjunto de parlamentarios de todos los grupos parlamentarios representados en el Bundestag, a excepción de la Alternativa para Alemania (AfD).

Fundador de Wikileaks en régimen de aislamiento

Los miembros del grupo parlamentario “Freedom for Julian Assange” apelan al presidente estadounidense Joe Biden para “poner fin de una vez por todas a los procedimientos de extradición iniciados bajo la anterior administración de Donald Trump y detener la persecución del fundador de Wikileaks”. Julian Assange ha estado en “condiciones parecidas a la tortura” en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh en Londres durante más de dos años. A pesar de su crítico estado de salud, tiene que pasar su 50 cumpleaños en régimen de aislamiento hoy 3 de julio.

Al mismo tiempo, la iniciativa entre facciones pide a la canciller Angela Merkel que trabaje “enfáticamente” para poner fin a la persecución de Julian Assange e insista en el respeto de la libertad de prensa y la libertad de expresión durante la próxima visita del presidente de Estados Unidos. Biden a Washington. “Más aún después de que partes importantes de las acusaciones en las que se basa la acusación de Estados Unidos resultaron ser obviamente fabricadas”, enfatizó el político de izquierda Sevim Dağdelen.

“Estado de derecho y escándalo humanitario”

El demócrata libre Djir-Sarai critica la denegación de la liberación de Assange bajo fianza como “un escándalo constitucional y humanitario en vista de las terribles condiciones de la prisión”. La administración estadounidense del presidente Biden debería aprovechar la oportunidad para “dejar completamente atrás la era Trump también en este punto”, agregó el demócrata cristiano Frank Heinrich. Tratar con Assange no es de ninguna manera compatible con el estado de derecho, dice el socialdemócrata Frank Schwabe. El “drama” tuvo que detenerse de inmediato debido a la mala salud del fundador de Wikileaks.

La diputada del Partido Verde Margit Stumpp resume el llamamiento: si EE. UU. y la comunidad occidental de estados quisieran defender de manera creíble la protección de la libertad de prensa y el estado de derecho tendrían que dejar de dar mal un ejemplo con la persecución de periodistas. La criminalización del periodismo de investigación, que en el caso de Wikileaks sacó a la luz horripilantes crímenes de guerra, tortura y escándalos de corrupción, “no solo debilita la democracia y el estado de derecho, sino que también socava la confianza de la gente en las instituciones públicas”.

Por Marcel Fürstenau y Matthias von Hein

Fuente: dw.com