El Gobierno de Estados Unidos solicitará la ampliación de su recurso judicial en favor de la extradición de Julian Assange, en una audiencia prevista para el 11 de agosto en el Alto Tribunal de Inglaterra y Gales.

Abogados de la Fiscalía británica, que actúan en el proceso en nombre de EEUU, presentarán sus argumentos contra la decisión judicial del pasado día 7 de julio, que limitó el derecho de recurso a tres de los cinco puntos legales planteados originalmente.

La vista oral se prolongará unas dos horas, de acuerdo con las estimaciones de fuentes legales consultadas por Sputnik.

EEUU dará así un paso significativo en su batalla para procurar la entrega del fundador de WikiLeaks con el fin de juzgarle en el estado de Virginia por 18 cargos de espionaje e intrusión informático, que conllevan una pena de hasta 175 años en prisión.

En la sesión prevista este mes en el palacio de Justicia de Londres, la Fiscalía reclamará la venia para impugnar dos aspectos adicionales de la sentencia de la Corte de primera instancia de Westminster, que frenó la extradición el pasado enero.

El equipo legal estadounidense argumentará que la magistrada de Westminster, Vanessa Baraitser, “erró en su valoración” de las evidencias referentes al riesgo de suicidio que Assange correría de ser extraditado.

Cuestionará también la legitimidad del testimonio del profesor Michael Kopelman, reconocido experto en psiquiatría, que examinó a Assange en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, donde está encarcelado desde abril de 2019.

Baraitser concluyó en su veredicto que “sería opresivo extraditar” al periodista e informático australiano debido a su frágil “salud mental”, incluido el “riesgo sustancial” de que se quite la vida.

El Alto Tribunal bloqueó en julio la apelación sobre las cuestiones médicas y de salud mental, que ahora retarán los apelantes estadounidenses.

El recurso, en su forma actual, está limitado a “errores de ley” cometidos por la magistrada en la aplicación de la Ley de Extradición de 2003, aunque la naturaleza de los supuestos fallos no se ha dado a conocer públicamente.

Por otra parte, EEUU ha ofrecido a la corte de apelación garantías sobre el régimen penitenciario al que sería sometido Assange, de ser extraditado, y la posibilidad de que cumpla sentencia en su país natal.

La familia y los abogados del australiano han rechazado el “paquete de garantías” como una quimera que solo pretende “mantener a Julian en prisión para el resto de su vida”, según denunció su pareja y madre de sus dos hijos pequeños, Stella Moris.

A su vez, el exjuez español Baltarsar Garzón, que inició el proceso de extradición del exgeneral Augusto Pinochet del Reino Unido a Chile, entre otros casos internacionales, declaró a Sputnik que “EEUU ha vulnerado sistemáticamente las garantías ofrecidas en otros procesos de extradición con países europeos”.

El reputado letrado, que coordina la defensa global de Assange, sostiene que las “obligaciones internacionales que pretende suscribir Estados Unidos no deben ser tenidas en cuenta por el tribunal británico” que presida el recurso de apelación.

Fuente: sputniknews.com