El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, asegura que le había ofrecido a Armenia firmar un tratado de paz, pero que la contraparte no respondió y, en cambio, comenzó a transferir tropas al territorio de Nagorno Karabaj.

“He dicho abiertamente varias veces que queremos firmar un tratado de paz con Armenia. (…) Pero todavía no hemos recibido una respuesta positiva. Aparentemente, no está preparada”, dijo Aliyev en una entrevista con CNN Turk, precisando que se trata del reconocimiento de la integridad territorial de ambos Estados y el establecimiento definitivo de fronteras.

Según el presidente, Azerbaiyán no necesita una nueva guerra con Armenia, ya que ha cumplido su misión histórica, que era liberar las tierras de Nagorno Karabaj. Al mismo tiempo, Aliyev dijo que Armenia está transfiriendo tropas a Karabaj en los territorios que ahora están bajo el control temporal de las fuerzas de paz rusas.

“Hemos planteado este problema varias veces, pero fue en vano. Por ello, hace unos días nuestro Ministerio de Defensa emitió un comunicado correspondiente. Si Armenia se prepara para la guerra, entonces la impediremos”, enfatizó el jefe de Estado.

Aliyev expresó la esperanza de que Rusia continúe haciendo esfuerzos para garantizar la seguridad en la región. “Rusia, como vecino de Azerbaiyán y aliado cercano de Armenia, por supuesto, juega un papel especial en esta región. Es natural. Esperamos que Rusia continúe esforzándose por la seguridad de esta región y adopte medidas para garantizar la paz a largo plazo. Al mismo tiempo, nuestras expectativas son que Rusia no arme a Armenia”, dijo.

La disputa entre Armenia y Azerbaiyán sobre el estatus de Nagorno Karabaj se ha prolongado durante casi 30 años. A finales de septiembre del año pasado, se reanudaron los combates en la región: los bandos se acusaron mutuamente de provocaciones y ofensivas e introdujeron la ley marcial. La captura de la ciudad estratégicamente importante de Shushi por Azerbaiyán jugó un papel clave en el conflicto.

El mismo día en que Karabaj reconoció la pérdida del control sobre Shushi, los líderes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia firmaron un acuerdo de alto el fuego. Por una de las cláusulas del acuerdo, las fuerzas de paz rusas entraron en Karabaj. Ereván también debería transferir varios distritos y asentamientos en Karabaj bajo el control de Bakú.

Fuente: sputniknews.com