El movimiento islamista talibán, proscrito en Rusia y otros países, ha tomado Jalalabad, la última gran ciudad de Afganistán controlada por el Gobierno reconocido internacionalmente, además de la capital de Kabul.

La caída de Jalalabad fue informada por un legislador regional.

Los talibanes capturaron este domingo la ciudad clave de Jalalabad, aislando Kabul por el este. Los combatientes tomaron el control del territorio sin encontrar resistencia, según informó Reuters.

“No hay enfrentamientos en este momento en Jalalabad porque el gobernador se ha rendido a los talibanes”, señaló a la agencia un funcionario afgano. “Permitir el paso a los talibanes era la única forma de salvar vidas civiles“, agregó.

Los insurgentes también tomaron el control de las carreteras que conectan el país con Pakistán.

Aparte de Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, recientemente los talibanes capturaron las capitales de las provincias de Paktika, Paktia, Kunar, Faryab, Balj, Lagmán y Daikondi. De esta manera, el grupo controla la mayoría de las 34 provincias de Afganistán.

Un residente local dijo a la agencia AFP que la ciudad fue tomada sin ninguna resistencia.

El diputado local Abrarulla Murad dijo a Associated Press que los talibanes ocuparon Jalalabad después de que los ancianos mantuvieran conversaciones que llevaron al colapso de las fuerzas gubernamentales. En las redes sociales aparecen videos que muestran a representantes de los talibanes ocupando la oficina del gobernador.

“Los muyahidines entraron en la oficina de la policía (…) Las fuerzas gubernamentales siguen rindiéndose. Los muyahidines tomaron bajo control los puestos importantes. La promoción continúa”, dijo una fuente a Sputnik.

Jalalabad es la capital de la provincia de Nangarhar. La ciudad está ubicada al este de Afganistán, cerca de la frontera con Pakistán. Los talibanes mantuvieron el control de Jalalabad de 1996 a 2001.

Talibán ya controla el 90% del territorio de Afganistán, comunicó la cadena televisiva iraní IRIB.

El medio añade que los combatientes entraron en Mazar-e Sarif, la capital de la provincia de Balj, y tomaron bajo control la prisión local.

Solo la capital afgana Kabul y algunas de las provincias vecinas permanecen bajo control de las fuerzas gubernamentales, añade la cadena.

Comienza evacuación de Embajada estadounidense

En tanto, Estados Unidos comenzó a evacuar a los diplomáticos de su embajada en Kabul, según dijeron a Reuters dos funcionarios estadounidenses este domingo.

“Tenemos un pequeño grupo de personas que se van ahora mientras hablamos. La mayoría del personal está listo para irse… la embajada sigue funcionando”, dijo uno de los funcionarios, que habló bajo anonimato.

El sábado, el presidente estadounidense Joe Biden ordenó el envío de otros mil soldados para ayudar a asegurar la evacuación de emergencia de los empleados de la embajada y de miles de afganos que trabajan con las fuerzas norteamericanas y temen represalias.

Cualquier acción “que ponga en riesgo al personal estadounidense o a nuestra misión allí, se encontrará con una respuesta militar estadounidense rápida y contundente”, advirtió Biden.

El refuerzo militar se suma a los 3.000 soldados estadounidenses enviados en los últimos días y los 1.000 que permanecían desde que Biden anunció en mayo el retiro final de la presencia militar de 20 años en Afganistán, que deberá completarse el 11 de setiembre.

Fuente: sputniknews.com / dw.com / france24.com / Al Jazeera