Este viernes la Organización Mundial de la Salud advirtió que los centros de salud en Afganistán, están quedando rápidamente sin suministros y pronto podría haber escasez de personal médico.

La situación logística de la OMS se agravó este jueves cuando dos atentados suicidas arrasaron con la multitud frente al aeropuerto de Kabul, causando la muerte de decenas de afganos y de trece soldados estadounidenses.  

“Sólo nos quedan unos días de suministros y estamos explorando todas las opciones para llevar más medicamentos al país”, dijo Rick Brennan, director de emergencias de la OMS en la región del Mediterráneo Oriental.

En declaraciones a los periodistas en Ginebra a través de un enlace de vídeo desde El Cairo, reconoció que había “múltiples limitaciones de seguridad y logística”, y añadió que hacer llegar los suministros a través del aeropuerto de Kabul ya no era una opción después de las explosiones.

Los atentados, reivindicados por el grupo Estado Islámico, dejaron escenas de carnicería en el exterior del aeropuerto, donde se habían concentrado miles de afganos desesperados por huir de su país controlado por los talibanes.

Un socio de la OMS, la ONG italiana Emergency, gestiona un hospital en Kabul y está “desbordado” tras las explosiones, dijo Brennan, añadiendo que “tienen una gran presión sobre sus suministros”.

Brennan subrayó las enormes necesidades de Afganistán incluso antes de la matanza del jueves y dijo que la OMS había planeado tres envíos aéreos de suministros al país que se habían cancelado tras la toma de posesión de los talibanes el 15 de agosto.

La ONU, dijo, está estudiando ahora otras opciones, incluido el transporte aéreo de suministros a través del aeropuerto de Mazar-i-Sharif, y se espera que los primeros vuelos salgan en los próximos días.

En una nota más positiva, Brennan dijo que casi todos los 2.200 centros de salud que la OMS estaba supervisando en el país devastado por la guerra seguían abiertos y funcionando.

Pero dijo que también había una creciente preocupación por la escasez de personal médico, muchos de los cuales se encuentran entre los que huyen del país.

“Estamos oyendo que los trabajadores sanitarios se van, que las autoridades sanitarias se van”, dijo, y añadió que la “enorme fuga de cerebros… es un gran problema para todos nosotros en todos los sectores”.

Además, varias trabajadoras de la salud se alejaban del trabajo, quizá por miedo, dijo Brennan.

Fuentes: NTN24 / AFP