La declaración final de la Cumbre de Bagdad de “Cooperación y Asociación”, que concluyó este sábado, destacó la necesidad de unificar los esfuerzos regionales e internacionales, lo que reflejaría positivamente en la estabilidad y seguridad de la región.

El texto señaló que “la región enfrenta desafíos que requieren ser tratados de acuerdo con los principios de buena vecindad y no injerencia en los asuntos internos”.

Agregó que “los participantes en la cumbre afirmaron su apoyo a los esfuerzos de Iraq en la reconstrucción, prestación de servicios y el fortalecimiento del papel del sector privado.

Asimismo, reiteraron su rechazo a todo tipo de terrorismo y sus formas de ideología extremista.

Enfatizó que “los participantes en la cumbre acogieron con beneplácito los incansables esfuerzos diplomáticos iraquíes para alcanzar un terreno común con el entorno regional e internacional a fin de fortalecer las asociaciones políticas, económicas y de seguridad”.

Indicó que “la preparación de esta conferencia en Bagdad es una clara prueba de la adopción de Iraq de una política de equilibrio y cooperación positiva en sus relaciones”.

Y añadió: “Los participantes elogiaron los esfuerzos de Iraq y sus  grandes sacrificios en su guerra contra el terrorismo con la ayuda de la coalición internacional y sus hermanos y amigos para lograr la victoria, y dieron la bienvenida al desarrollo de las capacidades militares y de seguridad de Iraq de una manera que contribuya a la consolidación y fortalecimiento de la seguridad en la región “.

Según el comunicado, “los participantes valoraron los esfuerzos del gobierno iraquí en el contexto de lograr la reforma económica de una manera que asegure el envío de mensajes positivos para alentar la inversión en varios sectores, lo que crea un entorno económico apropiado y mejora el proceso de desarrollo sostenible y creación de empleo”.

El texo también sostuvo que “los participantes destacaron la necesidad de una cooperación continua para enfrentar la pandemia del Covid-19 a través del intercambio y transferencia de experiencias exitosas en cuanto a mecanismos de vacunación, apoyo a los sectores de la salud y construcción de una cooperación efectiva para enfrentar este desafío común y su impactos sanitarios, sociales y económicos”.

A su vez, Iraq expresó su gratitud y aprecio por la presencia activa de los líderes de países hermanos y amigos, ministros de Relaciones Exteriores, organizaciones regionales e internacionales y misiones diplomáticas que participan y monitorean la Conferencia de Bagdad para la Cooperación y la Asociación”.

Horas antes, el primer ministro iraquí, Mustafá Al-Kazemi, dijo que la conferencia de Bagdad se lleva a cabo en una “circunstancia histórica delicada y encarna la visión de Iraq al dar prioridad al diálogo”.

La Conferencia de Bagdad contó con la participación de nueve países, junto con organizaciones internacionales, encabezadas por el primer ministro Mustafa al-Kazemi.

Fuente: almayadeen.net