Representantes de la Agencia Espacial de Rusia informaron que una falla del software provocó que los propulsores de su nuevo módulo de laboratorio se encendieran en un momento no previsto.

Como consecuencia, la Estación Espacial Internacional (EEI) se salió brevemente de su curso después de que el nuevo módulo se acoplara.

Los motores del nuevo laboratorio de ciencias de Nauka se encendieron tres horas después de acoplarse con la EEI el pasado 29 de julio, empujando a toda la estación espacial fuera de posición durante 47 minutos antes de que el equipo de tierra de la NASA lograra solucionar el problema.

Los jefes de la agencia espacial rusa dijeron que trabajarían para cambiar el  módulo recién conectado en el que se registró la falla, y calificaron lo sucedido como un «accidente menor».

¿Qué ha dicho Rusia?

Vladimir Solovyov, director del segmento ruso de la EEI, dijo que la situación  en el Nauka stá bajo control.

«Debido a una breve falla de software, se implementó por error un comando directo para encender los motores del módulo para su retiro, lo que llevó a alguna modificación de la orientación del complejo en su conjunto», dijo Solovyov.

El jefe del programa espacial ruso Roscosmos, Dmitry Rogozin, afirmó que «un factor humano» podría haber sido parte del problema.

Rogozin dijo que los siete tripulantes a bordo experimentaron «euforia» después de que el nuevo módulo se acopló con éxito, después de lo cual «todos se relajaron».

Sin embargo, el cosmonauta ruso Oleg Novitsky pidió a quienes siguen paso a paso la misión que no «se preocupen».

«¡Nuestro trabajo en la Estación Espacial Internacional para integrar el recién acoplado módulo Nauka continúa!», dijo Novitsky en Twitter.

Y ahora,  ¿qué pasará con la EEI?

Dos cosmonautas rusos, tres astronautas de la NASA, un astronauta japonés y un astronauta europeo, nunca estuvieron en peligro durante el incidente.

«La tripulación está ahora ocupada equilibrando la presión en el módulo Nauka», dijo Solovyov.

«Por la tarde, la tripulación abrirá las escotillas, entrará en el módulo, encenderá los medios necesarios para depurar la atmósfera y comenzará el trabajo normal».

El módulo de 20 toneladas está equipado con su propio sistema de soporte vital, que ahora está sellado herméticamente en la estación espacial.

Fuente: dw.com