El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dio este jueves (09.09.2021) marcha atrás en sus ataques contra las instituciones y aseguró que sus recientes declaraciones contra la Corte Suprema de Justicia fueron pronunciadas en el «calor del momento».

«Mis palabras, a veces contundentes, fueron pronunciadas en el calor del momento», dijo en una declaración escrita el mandatario ultraderechista. Bolsonaro redobló el 7 de septiembre sus ataques al Supremo Tribunal Federal (STF) frente a miles de seguidores, que salieron a las calles a manifestarle su apoyo con motivo del Día de la Independencia.

El presidente está enfrentado desde hace semanas al STF, que abrió varias investigaciones contra él y su entorno, entre otros motivos por propagación de informaciones falsas. «No queremos una ruptura. No queremos pelearnos con ningún poder. Pero (…) no podemos permitir que una persona coloque en riesgo nuestra libertad», dijo Bolsonaro el martes, en alusión al juez del tribunal que lleva el caso, Alexandre de Moraes. «O bien el jefe del STF coloca a (este juez) en su lugar, o bien este poder sufrirá las consecuencias que nadie quiere», añadió.

En un tono conciliador inhabitual, Bolsonaro aseguró en su declaración escrita que nunca tuvo «ninguna intención de agredir a ningún poder». El gobernante dijo reiterar su «respeto por las instituciones de la República, fuerzas motoras que ayudan a gobernar el país».

Fuentes: AFP, Reuters, Efe, AP, dw.com