El primer ministro de Haití, Ariel Henry, destituyó al fiscal principal Bed-Ford Claude, quien más temprano pidió su inculpación al juez que investiga el asesinato del presidente Jovenel Moise.

“Tengo el placer de informarle que se decidió cesarlo del cargo”, dijo el primer ministro en una carta distribuida públicamente.

Bed-Ford Claude, comisario del gobierno de Puerto Príncipe, había pedido además que se prohibiera a Henry abandonar el territorio haitiano.

Esto, debido a las supuestas llamadas telefónicas que éste habría tenido con uno de los principales sospechosos del magnicidio.

“Existen suficientes elementos comprometedores que forman (mi) convicción sobre la oportunidad de imputar al señor Henry”, dijo el fiscal.

En una segunda nota, el fiscal justificó la medida de prohibir a Henry la salida del país.

Además, señaló las “graves presunciones de asesinato del presidente de la República”.

Sospecha vínculos por el crimen en Haití

La noche del viernes, Bed-Ford Claude ya había invitado al jefe del Gobierno a presentarse el martes ante la fiscalía.

El fiscal afirmó que Henry, unas horas después del asesinato de Moise, sostuvo conversaciones telefónicas con uno de las personas activamente buscadas en el contexto de la investigación.

Se trata de Joseph Félix Badio, exfuncionario de la unidad de lucha contra la corrupción, una dependencia del Ministerio de Justicia.

El hombre habría sido geolocalizado en el barrio donde se halla la residencia privada de Jovenel Moise por las llamadas hechas a Ariel Henry. Esto, a las 04:03 y luego a las 04:20 de la madrugada del atentado.

Moise fue asesinado el 7 de julio por un comando armado en su vivienda de Puerto Príncipe.

Cuarenta y ocho personas, entre ellas 18 colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano, han sido detenidos en el marco de la investigación del asesinato de Moise.

Por José Muñoz

Fuentes: biobiochile.cl / dw.com