AUKUS, la nueva asociación militar entre Estados Unidos, Australia y el Reino Unido ha demostrado que lo que le importa a la geopolítica estadounidense ahora ya no es Europa, sino la región del Indopacífico.

El 15 de septiembre, Joe Biden de Estados Unidos, Scott Morrison de Australia y Boris Johnson del Reino Unido celebraron una cumbre trilateral virtual en la que firmaron un nuevo acuerdo para intensificar la cooperación militar entre ellos: AUKUS.

Con el acuerdo, entre otras cosas, Estados Unidos pasa a compartir su tecnología submarina de propulsión nuclear con Australia. El objetivo de la medida es intensificar los intentos de contener militarmente a China, aunque los tres países no lo dijeron directamente, señala el analista británico Tom Fowdy.

El pacto submarino, sin embargo, implicó que Australia cancelara abruptamente un acuerdo de 43.000 millones de dólares con Francia para la construcción de 12 submarinos nucleares. La decisión provocó la indignación de los altos funcionarios galos, quienes acusaron a Estados Unidos de traición.

“Es una verdadera puñalada por la espalda. Hemos entablado relaciones de confianza con Australia. Esta confianza ha sido traicionada. Hoy, estoy enojado por la ruptura de este contrato”, declaró el ministro de Exteriores galo, Jean-Yves Le Drian.

“Las naciones de la Unión Europea no deberían sorprenderse en absoluto de que Estados Unidos las haya engañado de manera tan escandalosa en la búsqueda de sus objetivos geopolíticos y ganancias para su propio complejo industrial militar”, considera Fowdy en su columna para RT.

Cuando Biden llegó a la Casa Blanca prometió reconstruir los lazos con Europa, recuerda el autor. Se creía ampliamente que “todo lo que había salido mal con los lazos entre la UE y EEUU en los cuatro años anteriores había sido obra personal del errático, peligroso e insufrible presidente anterior”. Sin embargo, Fowdy considera que ha sido un error de los políticos europeos creer que la salida de Trump de la Presidencia haría que las cosas volvieran a la “normalidad”.

Inicialmente, Biden presionó para que Europa se volviera más compatible con su visión contra China, fomentando los lazos transatlánticos. El presidente incluso obtuvo algunos resultados. Semanas antes de que el demócrata asumiera la Presidencia, la UE y China alcanzaron un principio de acuerdo sobre inversión, el cual debería ampliar el acceso de las empresas europeas al mercado chino.

Estados Unidos se opuso al acuerdo en nombre de la “solidaridad transatlántica”. Luego, el país norteamericano persuadió a la UE para que impusiera sanciones a funcionarios chinos por supuestas violaciones de los derechos humanos en la región autónoma Uigur de Xinjiang. La medida provocó una respuesta de Pekín, lo que llevó a los parlamentarios de la UE a congelar el acuerdo inversionista con el país asiático.

“¿Qué sucedió? Simplemente que Estados Unidos saboteó los intereses de Europa en pro de los suyos. La UE quizás supuso que las consecuencias repararían los lazos rotos con EEUU, pero no fue así. ¿Por qué? Debido a que el problema no era simplemente Trump, es Estados Unidos en general. Considera que Europa es una herramienta útil para cumplir sus órdenes, pero por lo demás no respeta sus intereses, y menos ahora que la responsabilidad recae en el Indo-Pacífico”, escribió Fowdy.

Para el analista, el error estratégico de Europa fue creer que, pese a los desacuerdos, Estados Unidos trabajaría activamente con ellos en la cuestión china. El autor considera que la UE no vio lo que era obvio: después de haber tratado de reducir las tensiones con Rusia, EEUU ya no ve al continente como una prioridad.

“La minimización de Trump de la OTAN no se debió simplemente a su propia naturaleza errática, sino a una expresión de que los intereses estratégicos de Estados Unidos estaban cambiando y ya no se centrarían en Europa”, escribió el columnista.

El incidente con los submarinos australianos es “un rudo despertar” que revela que todo ha cambiado y que Estados Unidos ahora ve al llamado Quad —Australia, Japón e India— como sus socios más importantes y mantiene también una “relación especial” con el Reino Unido.

El analista sostuvo que si Francia se toma en serio la “autonomía estratégica” europea, entonces debería ponerla en práctica y dejar de inclinarse ante Estados Unidos en la cuestión China. Fowdy pone de relieve que “es claramente obvio que hacer lo que Washington quiere solo beneficia a Estados Unidos a expensas de Europa”.

“Si la UE no se organiza y resucita el acuerdo inversionista con China a la luz de esto, y refuerza sus propias capacidades de seguridad, entonces son realmente unos imbéciles”, concluyó Fowdy.

The Telegraph: Los detalles de la alianza AUKUS se debatieron en la cumbre del G7 a espaldas de Macron

Los detalles del acuerdo entre EE.UU., Reino Unido y Australia sobre la creación de la nueva alianza AUKUS se abordaron durante la cumbre del G7, que se celebró el pasado mes de junio en Carbis Bay, Cornwall (Reino Unido), sin que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, fuera puesto sobre aviso, según revela The Sunday Telegraph.

Según el diario, el antiguo secretario de Estado para Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad del Reino Unido, Dominic Raab, habría ayudado con los preparativos del acuerdo pese a las advertencias de que el nuevo pacto podría deteriorar las relaciones con China y Francia. Al mismo tiempo, se precisa que dentro del Gobierno británico los documentos relativos a la alianza fueron clasificados como de “alto secreto”.

Si bien el ministro de Finanzas de Australia, Simon Birmingham reiteró este domingo que Australia informó a la parte francesa “en la primera oportunidad que se les presentó antes de que se hiciera público”, el embajador de Francia en Australia, Jean-Pierre Thebault, dijo previamente que el ministro de Defensa australiano, Peter Dutton, solo comunicó la decisión a su homólogo francés después de que la creación del nuevo pacto fuera anunciada en la prensa.

Este viernes, el ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, anunció que su país llamaba a consultas a sus embajadores en EE.UU. y Australia —una decisión sin precedentes en las relaciones entre estos países— después de que Canberra suspendiera su contrato con París para el suministro de submarinos convencionales en el marco del nuevo acuerdo con Washington tras la creación de la alianza trilateral AUKUS. 


Crisis del AUKUS: París prepara un nuevo “concepto estratégico” de la OTAN para la cumbre en Madrid

El acuerdo de cooperación en materia militar entre EEUU, Reino Unido y Australia tendrá implicaciones para la OTAN, afirmó el canciller francés Jean-Yves Le Drian. El responsable de exteriores adelantó que, debido a las nuevas circunstancias, París está preparando un nuevo “concepto estratégico” de la Alianza Atlántica.

Aparentemente, el jefe de la diplomacia francesa evocó el megacontrato de submarinos alcanzado por Francia y Australia, torpedeado recientemente por EEUU tras el anuncio de un nuevo pacto militar entre EEUU, Reino Unido y Australia. En declaraciones al canal público France 2, Le Drian tachó lo sucedido de “un gran abuso de confianza” y “desprecio” por parte del trío anglosajón. Poco antes, había tachado esa actitud de “una puñalada por la espalda”.

“Hemos llamado a nuestros embajadores [de EEUU y Australia] para tratar de comprender y mostrar a nuestros antiguos países socios nuestro gran descontento, que realmente existe una grave crisis entre nosotros“, justificó la medida el ministro.

El canciller también dictaminó que la crisis pesará mucho en la definición del nuevo concepto. “Europa debe dotarse de su propia brújula estratégica y esto estará bajo la responsabilidad de Francia en el primer semestre de 2022”, añadió, refiriéndose a la presidencia francesa en la Unión Europea a partir del 1 de enero.

Tras la retirada de los estadounidenses de Afganistán, sin consultar a sus aliados, y la nueva crisis submarina, “si los europeos no sienten que para permanecer en la historia deben unirse y defender juntos sus propios intereses, entonces su destino será totalmente lamentable”, insistió Jean-Yves Le Drian.

El pasado 15 de septiembre, EEUU, el Reino Unido y Australia anunciaron un nuevo programa de asociación en materia de defensa, denominado AUKUS, que en la primera fase supone la construcción de ocho submarinos nucleares para el país oceánico. Al día siguiente, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, anunció que su país rompe un contrato de submarinos convencionales de casi 66.000 millones de dólares con la francesa Naval Group.

Macron pedirá explicaciones a Biden sobre acuerdo de submarinos con Australia

Los mandatarios tendrán una conversación telefónica para discutir lo que “parece ser una importante ruptura de confianza”, luego de que Australia cancelara un contrato de compra de submarinos franceses.

El gobierno de Australia rechazó este domingo (19.09.2021) las acusaciones de Francia de que mintió sobre sus planes de cancelar un contrato de compra de submarinos franceses, una disputa de la que hablarán el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo francés, Emmanuel Macron en los próximos días.

Macron pedirá a Biden “una aclaración” y “explicaciones” sobre lo que “parece ser una importante ruptura de confianza”, afirmó este domingo el portavoz del gobierno francés Gabriel Attal en la cadena BFMTV.

“Habrá una conversación telefónica en los próximos días” entre los dos presidentes por iniciativa de Biden, agregó el portavoz.

Pocas horas antes, el primer ministro australiano Scott Morrison había rechazado las acusaciones francesas de haber mentido sobre ese contrato de compra de submarinos.

Washington, Camberra y Londres anunciaron este miércoles una asociación estratégica llamada Aukus con la intención de contrarrestar a China que incluye el suministro de submarinos estadounidenses de propulsión nuclear a Australia, lo que dejó fuera de juego a Francia.

Además, París llamó el viernes a consultas a sus embajadores en Estados Unidos y Australia, a quienes acusó de “mentir” sobre la ruptura del contrato, una decisión sin precedentes entre estos aliados.

Fuentes: sputniknews.com / Sky News / France 24 / rt.com / dw.com