Un tribunal de París condenó al ex presidente francés Nicolás Sarkozy a un año de prisión por financiación ilegal de su campaña presidencial en 2012, comunicó un corresponsal de Sputnik.

El ex líder francés cumplirá su condena en su vivienda bajo vigilancia electrónica, dijo el juez.

La Fiscalía pidió en junio sentenciar a Sarkozy a un año de prisión, incluidos seis meses suspendidos, y obligarlo a pagar una multa de 3.750 euros.

El abogado del ex presidente, Thierry Herzog, planea recurrir la sentencia lo antes posible.

ignorado dos notas de sus contables en el que se le advertía sobre el tema del dinero. 

El ex mandatario también expuso que él no se encargaba de la organización diaria; sino su equipo de trabajo y que por tanto no se le podía culpar de la cantidad de gastos.

“Sarkozy, con quien acabo de hablar por teléfono, me pidió que apelara el veredicto. Y lo haré de inmediato”, dijo el abogado ante la prensa.

Sarkozy, que está ausente en la audiencia, es representado por su abogado, Thierry Herzog.

El ‘caso Bygmalion’, denominado así en los medios por el nombre de la agencia de comunicación que había trabajado en la campaña presidencial de Sarkozy, llevó al banquillo de los acusados a 14 personas, incluido al propio ex mandatario galo.

Un montaje de facturas falsas que financió su campaña presidencial en 2012 asciende a unos 42,8 millones de euros.

Sarkozy es acusado de la financiación ilegal de su campaña electoral, mientras los demás son acusados de cargos más graves, como falsificación de documentos, abuso de confianza y fraude, y pueden enfrentar hasta cinco años de prisión.

El 1 de marzo la justicia francesa declaró culpable a Sarkozy de corrupción y tráfico de influencias en el marco del llamado caso de escuchas telefónicas. El exlíder de Francia fue condenado a tres años de prisión, dos de ellos de pena suspendida.

El primer ex presidente francés condenado a prisión

En marzo, Sarkozy se convirtió en el primer exmandatario de Francia condenado a tres años de prisión por corrupción y tráfico de influencias en el llamado caso de las ‘escuchas’, posteriormente apeló y se suspendió la condena. 

Durante su campaña electoral, el jefe de Estado en 2012 “pedía una reunión al día y espectáculos al estilo norteamericano” sin preocuparse por el monto de sus gastos, como afirmó la Fiscalía en su escrito de acusación. 

La “total despreocupación” del hombre que “visiblemente no se arrepiente de nada” es “a imagen y semejanza de la despreocupación de su campaña”, dijo la fiscal Vanessa Perrée.

A diferencia de los otros 13 acusados, Nicolas Sarkozy no está señalado del sistema de facturas pensado para ocultar los gastos irregulares de la campaña.

Sarkozy dejó la política activa en 2017 pero su papel sigue estando presente detrás del telón. 

Fuentes: sputniknews.com / france24.com / Reuters / AP