«Apenas cumplí 100 días de Gobierno. No esperaron para iniciar los ataques concertados», denunció el presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, en entrevista con un canal de televisión ecuatoriano, y acusó a los «triunviros» Rafael Correa, Jaime Nebot y Leonidas Iza de desestabilizar concertadamente a su Gobierno.

Lasso acusó en televisión «golpes a la democracia» por parte del ex presidente Rafael Correa, argumentando que, «el 18 de septiembre, a las 10 de la mañana, Correa habla desde Bélgica criticando la gestión de un Gobierno que apenas cumplía 100 días».

El presidente ecuatoriano prosiguió responsabilizando a Jaime Nebot, ex alcalde de Guayaquil (2000-2019) y líder del derechista Partido Social Cristiano (PSC), de socavar la democracia.

«A las 11 de la mañana, el líder del PSC [Jaime Nebot] hace exactamente lo mismo, en sus discursos coincidentes. Posteriormente, se activan los troles en redes sociales», afirmó Lasso.

Luego procedió a culpar a Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), de querer «calentar las calles para repetir aquel oprobioso octubre de 2019, al que él llama una epopeya. Esta trilogía coincide en una causa: golpear a la democracia», argumentó Lasso.

No satisfecho con lo anterior, acusó al «triunvirato de la conspiración» de estar relacionados con los cruentos y recientes motines carcelarios del país, principalmente de Guayaquil, donde fallecieron 119 internos.

El presidente de Ecuador sostuvo que existen vínculos entre la Revolución Ciudadana de Rafael Correa y bandas relacionadas al crimen organizado y narcotráfico: «En los 10 años del correísmo, ellos concertaron con las mafias».

Reacciones

Las respuestas de los involucrados en las acusaciones del presidente Lasso no se hicieron esperar.

El ex presidente Rafael Correa advirtió en sus redes sociales la relación entre las acusaciones y la «desesperación» de Guillermo Lasso, en función de las investigaciones por los Papeles de Pandora, los cuales señalan que presidente ecuatoriano se deshizo, en 2017, de un entramado de empresas offshore que tenía en paraísos fiscales.

Correa sostuvo que «vimos a un presidente no solo descompuesto, sino desequilibrado. Sabe que fue pillado en su corrupción e inmoralidad por los Pandora Papers».

Por su parte, el exalcalde de Guayaquil y líder del PSC Jaime Nebot, se defendió de las acusaciones, señalando que «de su intervención nunca esperé gratitud, lealtad o nobleza, eso no va con usted [Lasso]. Pero no dejaron de sorprenderme sus calumnias, sus inventos y sus ridiculeces».

El ex alcalde de Guayaquil calificó de «inventos y ridiculeces» las acusaciones de responsabilidad del «triunvirato de la conspiración» con la situación carcelaria del Ecuador. «La incapacidad del Gobierno para resolver el problema de dentro y de fuera de las cárceles no es culpa mía. Lo que ha afirmado es absolutamente falso, sabe que es delito acusar a alguien de una infracción penal que no ha cometido«, afirmó Nebot.

Bajo el mismo tenor, el dirigente indígena ecuatoriano Leonidas Iza, perteneciente a la nación Kichwa-Panzaleo, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y líder de las manifestaciones populares de octubre de 2019 en Ecuador contra la administración del expresidente Lenín Moreno (2017-2021), también se refirió a las acusaciones de Lasso.

«El presidente Guillermo Lasso cayó en pánico, pretende gobernar desde la especulación. Desvía los Pandora Papers buscando culpables por su incapacidad para resolver los problemas económicos y llama a reprimir la reacción social«, sostuvo Iza en redes sociales, mientras que negó cualquier tipo de conspiración.

«El presidente Lasso ha demostrado una actitud radical y ha instalado una política de mentiras«, concluyó Iza a medios del Ecuador.

Fuente: sputniknews.com