El caso de Alex Saab es la expresión mas notable de la existencia de una organizacion de delincuencia organizada trasnacional establecida en las Américas, liderada por Cuba y que tiene su plataforma principal en Venezuela y se presenta con fachada política, conocido como socialismo del siglo XXI o castrochavismo oprime además a Bolivia y Nicaragua. En todos estos países las dictaduras detentan el poder político para cometer crímenes y obtener impunidad.

Maduro debió ser detenido en México si no hubiera sido por la complicidad vergonzosa del presidente de México, López Obrador, que violó 3 tratados internacionales por lo menos: Convención de Palermo, El Tratado de Libre comercio con EE.UU. Canadá y el Tratado de Extradición con Estados Unidos. Maduro debió haber sido detenido con la misma ley que se aplicó al «Chapo» Guzmán.

Bolivia tiene 52 presos políticos y más de 1700 exiliados, sin Estado de Derecho como Venezuela. A esto se suman tres países paradictatoriales: México con AMLO, Argentina con Fernández-Kirchner y Perú con Pedro Castillo.

Las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua son delincuencia organizada transnacional y están en crisis y están cayendo: porque no tienen economía, ni pueblo, ni mitos.

Carlos Sánchez Berzaín entrevistado por Patricia Poleo en «Factores de Poder».

Fuente: Carlos Sanchez Berzaín