Polonia está en contra de la creación de un paso humanitario para migrantes que permanecen en la frontera con Bielorrusia, declaró el ministro del Interior polaco, Mariusz Kaminski.

Además, el Ministerio del Interior polaco amenazó con cerrar el punto de control ferroviario en Kuznica si la situación en el lugar no se estabiliza.

«El ministro [del Interior y la Administración de Polonia], Mariusz Kaminski, ordenó al comandante en jefe de la Guardia de Fronteras que se dirigiera al presidente del Comité Estatal de Fronteras de Bielorrusia, el general Anatoli Lappo, mediante una carta en la que pedía estabilizar la situación cerca del puesto fronterizo de Kuznica. En caso de que no haya una respuesta a esta apelación, la parte polaca suspenderá allí las actividades del paso fronterizo ferroviario», destaca el mensaje.

Horas antes la guardia fronteriza de Polonia denunció horas antes que los migrantes ilegales realizaron el 17 de noviembre más de 500 intentos de cruzar la frontera polaco-bielorrusa.

Kaminski expresó su convicción de que Polonia y sus aliados lograrán alcanzar este objetivo.

A su vez, Seehofer declaró minutos antes que Alemania no va a acoger a los refugiados que ahora se encuentran en el territorio de Bielorrusia.

La situación en la frontera bielorruso-polaca, donde se congregaron miles de migrantes, en su mayoría procedentes de Irak y otros países de Oriente Medio que pretenden cruzar a la UE, se agravó la semana pasada.

Las autoridades polacas han aumentado la seguridad fronteriza, reforzándola con el Ejército y frustrando los intentos de los inmigrantes irregulares de entrar en el país, y acusan a Minsk de provocar una crisis migratoria con fines políticos.

Minsk rechaza las acusaciones, alegando que Varsovia está expulsando por la fuerza a los migrantes.

Fuente: sputniknews.com