El bitcoin no debería ser usado como moneda de uso legal, considera la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que recientemente estuvo en El Salvador. La advertencia llega solo dos días después de que Nayib Bukele anunciase los planes de fundar lo que llamó la primera Ciudad Bitcoin, que se financiará con bonos de la criptomoneda.

El Salvador se convirtió en septiembre en el primer país en adoptar el bitcoin como moneda de curso legal, medida que le valió a su presidente, Nayib Bukele, una ola de críticas desde dentro y fuera del país. A ellos se les suma ahora el FMI, desde donde afirman que la medida implica grandes riesgos.

«La alta volatilidad del bitcoin hace que su uso como moneda de curso legal implique enormes riesgos para la protección del consumidor, la integridad del sistema financiero y su estabilidad», afirman desde el organismo.

El FMI «recomienda reducir el alcance de la ley de bitcoin e insta a fortalecer la regulación y supervisión del nuevo ecosistema de pagos».

El «Singapur de América Latina»

El presidente Nayib Bukele ha promocionado el uso de bitcoin por su potencial para ayudar a los salvadoreños que viven en el extranjero a enviar remesas a sus familiares. Esto haría una clara competencia al dólar, moneda que hasta ahora dominaba el segmento de las transacciones y que continúa desempeñándose como moneda de curso legal en El Salvador. Según el mandatario, la medida traerá al país no solo una mayor inclusión financiera, sino también inversión, turismo y desarrollo.

El pasado sábado 20 de noviembre, el mandatario participó en la ceremonia de clausura de la Conferencia Latinoamericana de Bitcoin y Blockchain, donde anunció el más reciente proyecto de su Gobierno: la Ciudad Bitcoin. Se trata de un cluster de infraestructuras dedicadas a las criptomonedas que se planea construir junto al océano, en la base del volcán Conchagua para así aprovechar la producción de energía geotérmica que alimentará tanto a la ciudad como a la minería de las criptomonedas.

Comparando su plan con las ciudades fundadas por Alejandro Magno, Bukele dijo que la Ciudad Bitcoin sería diseñada de forma circular, para parecerse a un símbolo de la criptomoneda desde el aire, con un aeropuerto, un puerto, áreas residenciales y comerciales y con una plaza central. El presidente habló de educación digital, tecnología y transporte público sostenible, todo bajo la promesa de «inviertan aquí y ganen todo el dinero que quieran».

«Esto va a convertir a El Salvador en el centro financiero del mundo. Es el Singapur de América Latina, y si EEUU sigue en declive, de toda América del Norte y del Sur», considera el director de estrategia del proveedor de tecnología blockchain Blockstream, Samson Mow.

Aunque Bukele es un presidente que cuenta con un amplio apoyo entre la población, las encuestas de opinión muestran que los salvadoreños son escépticos sobre su amor por el bitcóin y su desigual introducción ha alimentado protestas contra su Gobierno.

Sus críticos han advertido que la falta de transparencia de la moneda podría atraer una mayor actividad delictiva al país y que las enormes oscilaciones de valor de la moneda digital supondrían un riesgo para quienes la posean.

Fuentes: Secretaría de Prensa El Salvador / sputniknews.com