Desde mediados de noviembre, el mercado de las criptomonedas se ha ido desplomando. Esto ocurre desde que las economías globales, incluido EEUU, comenzaron a reportar niveles de inflación altos generando temor en los inversores sobre el próximo fin del estímulo económico del Gobierno.

El 21 de enero fue otro día oscuro para el bitcóin y otras criptomonedas que se desplomaron en medio de una venta continua de activos de riesgo por parte de los inversores causada por la incertidumbre en los mercados globales. Según Forbes, el bitcóin se desplomó un 10% de su valor, cayendo por debajo de los 38.000 dólares por moneda, casi la mitad del valor que tenía durante su pico de noviembre de más de 67.500 dólares.

Otras criptomonedas afectadas fueron el Ether, Binance Coin, Solana, Cardano y XRP que cayeron entre un 7% y un 13%. Mientras que el mercado de criptomonedas en general ha perdido alrededor de 1 billón de dólares en valor desde noviembre, según CoinMarketCap.

La venta masiva del mercado de criptomonedas coincidió con una amplia tendencia negativa que capturó los mercados bursátiles de todo el mundo. Los inversores de todo el mundo están vendiendo acciones de riesgo optando por puertos más seguros, ya que las perspectivas económicas siguen sin estar claras. Desde mediados de noviembre, los mercados han experimentado la presión de dos factores: la amenaza de una nueva ola de la pandemia con la aparición de la variante ómicron y los niveles anormalmente altos de inflación.

Este último factor ha generado temores de que la Reserva Federal de EEUU cierre su programa de estímulo económico en un intento por frenar la inflación, que alcanzó el 7% en diciembre de 2021 (frente al 1,4% en 2020 y al 1,81% en 2019). Los mercados bursátiles de EEUU se hundieron bajo la presión de estas preocupaciones, con el S&P 500 cayendo un 7 % hasta su último máximo y el índice Nasdaq 100 de empresas tecnológicas perdiendo un 10 %.

A esto se suma la posibilidad de que el Banco Central de Rusia prohíba la compraventa y el minado de criptomonedas. El mercado de criptomonedas sufrió algo similar, sobretodo el bitcóin, cuando China prohibió hace unos meses las operaciones con criptomonedas en todos los niveles y prohibió su minería en medio de la escasez de generación de energía y el alto consumo.

El mercado de las criptomonedas no tuvo un buen comienzo de año. Con las violentas protestas registradas los primeros días de enero en Kazajistán, el segundo país de minería de criptomonedas, le costaron al bitcóin caer por debajo de los 45.000 dólares en valor.

Por otro lado, EEUU ha mostrado los primeros signos de que está considerando emitir una «alternativa» aprobada por el Gobierno: un dólar digital. La Reserva Federal admitió oficialmente haber contemplado la idea y está explorando los beneficios y las desventajas de emitir un dólar digital, aunque la decisión final la tomarán la Casa Blanca y el Congreso.

En lo único que coinciden varios expertos hasta el momento, es en que el futuro de las criptomonedas es incierto, ya que muchos advirtieron que no sirve como refugio de valor, ni como una protección contra la tiranía gubernamental, pero muchos otros ven en el desplome de las criptomonedas una oportunidad para adquirirlas a bajo precio con la esperanza de que en un futuro cercano recuperen sus valores.

Musk y Bezos pierden miles de millones de dólares en solo una semana tras el desplome de las acciones en tecnología y criptodivisas

Las acciones de compañías tecnológicas y el valor de las criptodivisas han experimentado una acusada caída esta semana, que ha traído como consecuencia pérdidas colosales en la fortuna de algunas de las personas más ricas del mundo.

De acuerdo con un reporte de Bloomberg, esta habría sido la peor semana para el mercado de valores desde la abrupta caída que se produjo al comienzo de la pandemia de covid-19.

Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX y actualmente la persona más rica del planeta, perdió 25.100 millones de dólares, mientras que Jeff Bezos, el fundador de Amazon, vio una disminución de 20.000 millones de dólares en su patrimonio.

En el tercer lugar se encuentra Changpeng Zhao, el fundador de Binance, que perdió 17.700 millones de dólares. Mientras que la fortuna de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, disminuyó en 10.400 millones

Las grandes empresas también sufrieron durante los últimos días. La cotización de la compañía estadounidense de medios y equipos de ejercicio Peloton cayó por debajo de su precio de salida a bolsa, y las acciones de Netflix se precipitaron hasta su nivel más bajo en una década.

Al cierre del viernes, el Nasdaq centrado en tecnología bajó un 7,6 % durante la semana, su mayor caída desde marzo de 2020. Esta es también la cuarta caída semanal consecutiva del índice, la caída más larga en nueve meses.

Las criptomonedas no se quedaron atrás, con el bitcóin cayendo un 16,8 % durante la última semana. Otras criptomonedas han experimentado pérdidas aún más dramáticas. El valor de Ethereum, por ejemplo, ha bajado un 25 %.

Parte de la responsabilidad de esta desestabilización del mercado la tiene la perspectiva de subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal de EE.UU. Se prevé que la situación continúe durante la próxima semana mientras los inversores esperan más orientación sobre el plan del banco central del país norteamericano para subir las tasas.

Fuentes: sputniknews.com / rt.com