Un antiguo inversor inmobiliario británico ha creado una «cripto utopía» libre de regulaciones en una isla del Pacífico Sur y está intentando convencer a más de 20.000 inversores en criptodivisas para que se muden con él, informa The Guardian.

Durante los últimos 12 años, Anthony Welch y su compañera Theresa han vivido en solitario en una isla en el archipiélago de Vanuatu. Según sus planes, la isla pasaría de ser un 90% de selva tropical inalterada a una «ciudad inteligente sostenible», llena de bloques de apartamentos de varios pisos y oficinas para inversores en criptodivisas de todo el mundo.

Welch, que ha cambiado el nombre nativo de la isla, Lataro, por el de Satoshi, en honor a Satoshi Nakamoto, el seudónimo de la persona que inventó el bitcóin, ha unido fuerzas con los grandes inversores en la criptomoneda para crear «la criptocapital del mundo», sustentada en una «democracia basada en el blockchain». 

El proyecto de la isla Satoshi es el último de una serie de planes destinados a llevar a los fanáticos de las criptodivisas al mundo real de los pequeños Estados insulares. Los planes para establecer ‘Cryptoland’ en una isla de Fiji, donde se dijo a los inversores que «disfrutarían de un estilo de vida criptográfico de primera clase», se derrumbaron a principios de este mes, cuando los promotores no consiguieron comprar la isla.

Sociedad de criptomonedas en el Pacífico

Por otro lado, Welch afirma que Satoshi Island tendrá éxito donde ‘Cryptoland’ fracasó porque él y sus socios son propietarios de la isla, y asegura que los planes de desarrollo cuentan con el apoyo tanto del Gobierno de Vanuatu como de la comunidad local.

Welch señaló que un equipo de grandes promotores de criptodivisas que habían estado buscando un lugar en el mundo para formar una «sociedad de criptomonedas» se acercaron a él después de ver su isla anunciada a la venta por 12 millones de dólares en un sitio web de bienes raíces. Welch retiró la isla del mercado y entró en una asociación con el arquitecto James Law, con sede en Hong Kong, el criptoempresario australiano Denys Troyak y Daniel Agius, director de operaciones de la Oficina de Migración de Inversiones de Vanuatu.

La asociación promete a 21.000 inversores que Satoshi «se convertirá en el hogar de los profesionales y entusiastas del cripto, con el objetivo de ser considerada la capital mundial del cripto». Los solicitantes que deseen vivir en la isla recibirán un token no fungible (NFT) que les otorgará la «ciudadanía de la isla Satoshi». Sin embargo, también tendrán que obtener la ciudadanía de Vanuatu, que cuesta 130.000 dólares, y permite viajar con el «pasaporte dorado» sin visado a 129 países.

Fuentes: rt.com / Satoshi Island