Si la Estación Espacial Internacional sale de su órbita en una caída sin control, de acuerdo con el jefe de la agencia espacial rusa, podría terminar estrellándose contra Estados Unidos o Europa. La solución sería pedir ayuda a SpaceX de Elon Musk y en específico para usar su cápsula Dragon.

Esta posibilidad salió a la luz luego de que Dmitry Rogozin, jefe de Roscosmos, mencionara que gracias a Rusia la ISS se mantenía en órbita, y que en caso de que siguieran las sanciones contra el país por la invasión a Ucrania, podría derivar en una catástrofe para la instalación.

El viernes, el funcionario tuiteó: «“Si bloquea la cooperación con nosotros, ¿quién salvará a la ISS de una salida de órbita descontrolada y que caiga en los Estados Unidos y Europa?”.

Rogozin también señaló que entre los países que estarían en riesgo ante la caída de la Estación se encuentran India y China, problema que no tiene Rusia, puesto que la ISS no sobrevuela el país.

Ante esto y luego de varias soluciones en redes sociales sobre cómo las cápsulas Dragon podrían acoplarse a la estación para ayudarla a mantener su órbita, Elon Musk contestó que parecían buenas opciones para evitar que la ISS cayera en la Tierra.

De acuerdo con un tuit de Pete Harding, el editor de la Estación Espacial Internacional para NASASpaceFlight.com, si la participación de Rusia en el laboratorio orbital terminara antes de esa fecha, el segmento ruso podría ser sustituido por una Dragon de SpaceX, que podría proporcionar capacidad de reimpulso y control de altitud.

La intención es que continúe la cooperación entre todos los países

La Estación Espacial Internacional lleva más de 21 años en órbita y ha sido ocupada por tripulaciones multinacionales de 15 países distintos. Actualmente cuatro astronautas pertenecen a la NASA, dos cosmonautas rusos y uno más de la Agencia Espacial Europea.

Luego de la acción militar realizada por Rusia contra Ucrania la semana pasada, la NASA había señalado que «harían todo lo posible para continuar como antes, a pesar de los desacuerdos entre los países«.

El plan es que la ISS continúe en servicio hasta 2030, con planes que consideran la salida de órbita controlada para caer en el Océano Pacífico en enero de 2031.

En caso de que la participación rusa en la instalación termine antes de la fecha, el segmento ruso de la Estación podría remplazarse por la cápsula Dragon, que le daría la capacidad de controlar su actitud sin problema.

Fuentes: xataka.com / dw.com / Tech Fans