Seis personas desafían al Departamento de Hacienda. Dos historias aparentemente distintas. Un precedente aterrador. Todo es cuestión de privacidad. La demanda de Coinbase es un caso fundamental en la historia de las criptomonedas, y el resultado —sea cual sea— tendrá enormes ramificaciones para DeFi.

El 8 de septiembre, Coinbase anunció que estaba financiando una demanda contra el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. El exchange de criptomonedas está financiando una demanda presentada por seis personas que impugnan las sanciones impuestas a Tornado Cash. Y el 9 de septiembre, el presidente de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), Gary Gensler, anunció que estaba trabajando intensamente con el Congreso para crear una legislación que aumentara la regulación de las criptomonedas.

Pero estas dos historias no se excluyen mutuamente. La secuencia de acontecimientos demuestra que los gobiernos son puramente reactivos y no proactivos cuando se trata de finanzas descentralizadas (DeFi).

Tornado Cash fue sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) en agosto. La OFAC afirmó que el mezclador de contratos inteligentes había ayudado a blanquear más de USD 7,000 millones en criptomonedas desde su creación en 2019, incluyendo más de USD 455 millones robados por los hackers Lazarus Group, vinculados a Corea del Norte.

El CEO de Coinbase, Brian Armstrong, dijo en un comunicado que el Tesoro fue demasiado lejos, tomando «un paso sin precedentes de sancionar toda una tecnología en lugar de individuos específicos.» Además de afirmar que las sanciones excedían la autoridad del departamento, Coinbase argumentó las medidas:

  • Eliminar la privacidad y la seguridad de los usuarios de criptomonedas;
  • Dañar a personas inocentes; y
  • Sofocar la innovación

Al día siguiente, Gensler reiteró su petición de una regulación más estricta del mercado de DeFi, afirmando que las empresas de criptomonedas no prosperarían sin ella. «Nada en los mercados de criptomonedas es incompatible con las leyes de valores. La protección de los inversores es igual de relevante, independientemente de las tecnologías subyacentes.»

No solo su elección de palabras como «independientemente de las tecnologías subyacentes» traiciona su falta de comprensión de la tecnología de criptomonedas y blockchain, sino que su discurso provocó una protesta de la comunidad de Web3, con muchos afirmando que la regulación gubernamental es un lobo con piel de cordero.

Jake Chervinksy, abogado y jefe de política de la Blockchain Association, tuiteó en respuesta: «La criptografía es una tecnología novedosa y única: cómo debe ser regulada es una cuestión importante que debe decidir el Congreso (no el presidente de la SEC)».

El presidente Gensler dice que la mayoría de los activos digitales son valores. Décadas de precedentes legales dicen lo contrario.

En cualquier caso, las criptomonedas son una tecnología novedosa y única: la forma de regularlas es una cuestión importante que debe decidir el Congreso (no el presidente de la SEC).

La legislación en materia de seguridad es suficientemente preocupante. Pero las sanciones de Tornado Cash establecen un punto de referencia alarmante para cualquiera que se dedique a los activos digitales. No solo la tecnología blockchain y la criptografía cambian constantemente —lo que es seguro ahora puede no serlo en un futuro próximo y casi seguro que no lo será el año que viene—, sino que hay una miríada de aplicaciones legítimas para la tecnología blockchain.

La privacidad es el objetivo de DeFi. La pista está en el nombre: finanzas descentralizadas. Mezcladores como Tornado Cash protegen aún más la privacidad de sus usuarios mezclando los depósitos y los retiros de los usuarios en pools de liquidez, ocultando sus direcciones y salvaguardando sus identidades. Los usuarios quieren proteger la privacidad de sus transacciones por una serie de razones legales.

En este caso, uno de los demandantes utilizó el «mixer» para donar fondos a Ucrania de forma anónima. Otro fue uno de los primeros en adoptar las criptomonedas y ahora tiene un importante número de seguidores en las redes sociales, con su nombre público ENS conectado a su cuenta de Twitter. Utilizó el contrato inteligente para proteger su seguridad mientras realizaba transacciones. Ahora sus activos están atrapados en Tornado Cash.

Las finanzas de una persona incluyen parte de su información personal más sensible. Y los ciudadanos respetuosos de la ley tienen derecho a mantenerla en privado. Pero es esta misma privacidad la que se verá erosionada por el tipo de regulación recientemente propuesta por Gensler, la SEC y otros gobiernos de todo el mundo.

Como en el caso de estas sanciones, arrestar a personas por utilizar servicios para actos lícitos e incluso benévolos, por no hablar de encerrar a los desarrolladores por escribir código abierto que no era ilegal en el momento de su creación, parece algo distópico a niveles orwellianos.

Desde entonces, los funcionarios del Tesoro han dado marcha atrás y han aclarado en una guía que, de hecho, «no está prohibido interactuar con el código abierto en sí mismo, de una manera que no implique una transacción prohibida con Tornado Cash». La guía añade que la copia del código del protocolo, la publicación del código y la visita al sitio web están permitidas.

Aunque no están oficialmente relacionadas, el momento y las similitudes entre las dos historias son reveladoras. Gensler comparó la regulación con el control del tráfico, diciendo: «Detroit no habría despegado sin algunos semáforos y policías en la calle». Armstrong utilizó una analogía con las autopistas y los atracos, diciendo: «Sancionar el software de código abierto es como cerrar permanentemente una autopista porque los ladrones la utilizaron para huir de la escena del crimen». Y no se equivoca.

¿Cuántos desarrolladores con talento se verán ahora disuadidos de escribir un código que cambie las reglas del juego y que no solo podría innovar las industrias, sino ayudar a la gente de todo el mundo? Un pequeño número de malos actores no debería obstaculizar el progreso de una tecnología con un potencial tan grande para revolucionar sectores más allá incluso de las finanzas.

La demanda de Coinbase es un caso fundamental en la historia de las criptomonedas, y el resultado —sea cual sea— tendrá enormes ramificaciones para DeFi. Y, por supuesto, para sus usuarios.

Por R. López

Fuentes: antilavadodedinero.com / cointelegraph.com