La sobredosis de fentanilo se ha convertido en la principal causa de muerte entre los jóvenes estadounidenses desde 2019. Las autoridades estadounidenses afirman que China sigue siendo la principal fuente de los precursores químicos, que luego son procesados y fabricados en opioides sintéticos por los cárteles de la droga mexicanos para introducirlos en Estados Unidos.

En respuesta a la creciente amenaza del fentanilo ilícito, los legisladores bipartidistas presentaron el año pasado la “Ley para acabar con el fentanilo”, un proyecto de ley destinado a reforzar la aplicación de las leyes fronterizas para combatir el flujo de fentanilo hacia Estados Unidos.

Este proyecto de ley exigiría que “el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos revise y actualice, según sea necesario, los manuales y políticas relacionados con las inspecciones en los puertos de entrada para garantizar la uniformidad de las prácticas de inspección con el fin de detectar eficazmente actividades ilegales a lo largo de la frontera, como el contrabando de drogas y personas”.

La Ley de Erradicación de Narcóticos y Formulación de Nuevas Herramientas Eficaces para Abordar las Pérdidas de Vidas a Nivel Nacional Anualmente (END FENTANYL, por sus siglas en inglés) fue presentada por el senador Rick Scott (R-Fla.) en junio de 2022 con colegas bipartidistas.

El 14 de diciembre de 2022, se aprobó por unanimidad en el Senado y se dirigió a la Cámara de Representantes, donde los congresistas Michael Guest (R-Miss., 3er Distrito) y David Trone (D-Md., 6to Distrito) presentaron la legislación complementaria de la Cámara.

“Demasiados estadounidenses han perdido a seres queridos por sobredosis de opiáceos, y millones más sufren actualmente trastornos por consumo de sustancias. Trabajando juntos, debemos hacer todo lo posible para detener el flujo de fentanilo ilícito en nuestras comunidades”, dijo Trone el 13 de diciembre de 2022.

Trone dijo que “el 99 por ciento del fentanilo proviene de precursores de China, y luego es fabricado por dos cárteles, los cárteles de Jalisco y Sinaloa, y son ellos los que lo están trayendo a través de la frontera”, y agregó que es importante detenerlo desde la fuente.

Un equipo canino de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos revisa automóviles en busca de contrabando en la fila para ingresar a los Estados Unidos en el Puerto de Entrada de San Ysidro en San Ysidro, California, el 2 de octubre de 2019.

Una droga mortal

El fentanilo es un potente opioide sintético, hasta 50 veces más potente que la heroína y hasta 100 veces más fuerte que la morfina. Los fabricantes de drogas ilegales añaden fentanilo a la heroína, la cocaína, las metanfetaminas y otras drogas para hacerlas más potentes y más baratas de producir.

Solo dos miligramos de este opioide sintético —equivalente a 10-15 granos de sal de mesa— se considera una dosis letal. Las pruebas de laboratorio son la única forma de saber cuánto fentanilo hay concentrado en una pastilla o polvo.

El fentanilo se ha mantenido como la principal causa de muerte entre los estadounidenses de entre 18 y 45 años desde 2019, superando al suicidio, los accidentes automovilísticos, el COVID-19 y el cáncer, según datos de los CDC recopilados por el grupo de defensa estadounidense Families Against Fentanyl en un informe de diciembre de 2021.

En 2021, el número de muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos superó las 100,000. El fentanilo ilícito representó más de 64,000 de esas muertes, lo que se ha duplicado desde 2019.

La mayoría del fentanilo se produce en masa en México utilizando productos químicos de China antes de ser prensado en píldoras o mezclado con otras píldoras falsificadas hechas para parecerse a Xanax, Adderall u oxicodona.

A continuación, los medicamentos falsificados se venden a compradores desprevenidos. La mayoría de las personas que consumen fentanilo suponen que les han dado heroína y la mezclan con otras drogas o sufren una sobredosis.

El problemas de las drogas se convierte en un arma

La ciudad china de Wuhan es conocida como la capital mundial del fentanilo. Tras el brote inicial del coronavirus (COVID-19), las interrupciones en la producción y el suministro de fentanilo en Wuhan desencadenaron una reacción en cadena que afectó a la producción de fentanilo y metanfetamina en México, lo que hizo que los precios de las drogas en la calle se dispararan en todo Estados Unidos.

Según Anders Corr, editor del Journal of Political Risk, China ha desempeñado un papel clave en la inundación de Estados Unidos con fentanilo, y ahora el régimen está convirtiendo el problema de las drogas en un arma contra Estados Unidos.

“China está vinculando la cuestión del fentanilo y las negociaciones con otras cuestiones totalmente diferentes, como [la] cuestión de Taiwán. Así, cuando Pelosi visitó Taiwán, una de las formas en que China tomó represalias contra Estados Unidos fue el cese de las negociaciones sobre el asunto del fentanilo”, declaró Corr al programa “China in Focus” de NTD, medio de comunicación afín a The Epoch Times.

Tras el viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a Taiwán a principios de agosto de 2022, el Partido Comunista Chino (PCCh) adoptó una serie de medidas de represalia contra Estados Unidos.

Beijing anunció la suspensión de las conversaciones y colaboraciones bilaterales con Estados Unidos relacionadas con la repatriación de inmigrantes ilegales, la ayuda a la justicia penal, las conversaciones sobre el clima, la delincuencia transnacional y los “programas antidroga”.

Al contrario, Westhoff descubrió que algunos productores chinos de fentanilo estaban subvencionados por el PCCh.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. incautó aproximadamente 47,000 píldoras de fentanilo con los colores del arco iris, 186,000 píldoras de fentanilo azul y 6.5 libras de metanfetamina ocultas en el compartimento del suelo de un vehículo en el puerto de entrada de Nogales, en la frontera sur con México, el 3 de septiembre de 2022. (Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU.)

En una entrevista con NPR en abril de 2019, Westhoff dijo que “el gran problema en China es que muchas de estas drogas, que están prohibidas en Estados Unidos, siguen siendo legales en China, [y agregó que las empresas chinas] pueden fabricarlas con el apoyo total del gobierno y hacer que básicamente se introduzcan de contrabando en los Estados Unidos”.

Afirmó que China ha tratado de fomentar las exportaciones de estas drogas nocivas e ilegales, ya que las considera una parte vital de su economía. Y para hacer crecer estas exportaciones, empezó a ofrecer subsidios y exenciones fiscales a las empresas químicas que producen y exportan esas drogas.

“China no solo no está haciendo lo suficiente para contener esta industria. En realidad está fomentando esta industria mediante una serie de exenciones fiscales, subvenciones y otras ayudas”, afirmó Westhoff.

Cuando se le preguntó sobre el compromiso de China con Estados Unidos de prohibir las sustancias en diciembre de 2018, Westhoff dijo que China no tiene intención real de cumplirlo.

“Creo que podemos tomarle la palabra a China de que ha ido sobre la prohibición de todos los análogos del fentanilo, las drogas similares al fentanilo. Ahora bien, hacerlo sobre el papel es una cosa, pero la aplicación de la ley es la parte en la que China se ha quedado realmente rezagada”, afirmó.

“No tienen suficiente personal sobre el terreno para hacer cumplir las leyes que tienen en vigor. Y a menudo hay niveles de gobierno que compiten entre sí. Así que puede haber un funcionario provincial que quiera dejar que estas empresas sigan haciendo lo que hacen porque eso aporta más ingresos a la zona”.

Añadió que los fabricantes solo tienen que modificar ligeramente la fórmula química del fentanilo para hacerlo legal.

Cuando Weissoff visitó un laboratorio chino de producción de fentanilo, encontró una gran cantidad de sustancias químicas amontonadas en el suelo del laboratorio, lo que le recordó “la escena de [la película de 1983] Caracortada, en la que [el actor estadounidense] Al Pacino está sentado a la mesa llena de enormes pilas de cocaína”.

Una foto de las cerca de un millón de pastillas falsas de fentanilo incautadas en Inglewood, California, en julio de 2022. ( Administración de Control de Drogas​)

Combatir la crisis de la droga

La Administración de Control de Drogas​ de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), en su informe de enero de 2020 (pdf), dejaba claro que China era la “fuente principal” del fentanilo que se traficaba a Estados Unidos.

“China sigue siendo la principal fuente de fentanilo y sustancias relacionadas con el fentanilo traficadas a través del correo internacional y el entorno de las operaciones de envío urgente, así como la principal fuente de todas las sustancias relacionadas con el fentanilo traficadas a Estados Unidos”, dice el informe de la DEA.

En octubre de 2018, el presidente Donald Trump firmó un paquete bipartidista de proyectos de ley sobre la adicción a los opioides que calificó como “el mayor proyecto de ley para combatir la crisis de las drogas en la historia de nuestro país”.

La Ley de Prevención de Trastornos por Uso de Sustancias que Promueve la Recuperación y el Tratamiento de Opioides (SUPPORT, por sus siglas en inglés) para Pacientes y Comunidades asigna recursos para el tratamiento y la prevención, incluido un mayor apoyo a las madres y los reclusos. En particular, el proyecto de ley destina 6000 millones de dólares a la prevención de la adicción a los opiáceos, el tratamiento y otros problemas secundarios relacionados con el abuso.

En el proyecto de ley se incluye la Ley de Prevención del Tráfico de Sintéticos y Sobredosis (STOP, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es frenar el flujo de opiáceos enviados a través del sistema postal, y aumenta la coordinación entre el Servicio Postal de Estados Unidos y el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras.

La Ley STOP exigiría que todo el correo procedente de países extranjeros que llegue a través del Servicio Postal de EE. UU. tenga detalles en el paquete. También exigiría que los datos electrónicos avanzados precisos para los envíos de correo internacional se presenten a Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos antes del envío.

Bajo la presión de la Administración Trump, China se vio obligada a aumentar la tasa de cumplimiento para presentar datos de paquetes internacionales.

Según los comentarios de los ejecutivos del Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS, por sus siglas en inglés), el volumen de envíos entrantes de China con DEA aumentó al 85 por ciento en mayo de 2019 desde el 32 por ciento en octubre de 2017.

El servicio postal dijo que la Ley STOP mejoró significativamente su capacidad para incautar fentanilo y opioides sintéticos del correo estadounidense.

Evadir la normativa estadounidense
En mayo de 2019, a instancias de la Administración Trump, Beijing colocó todas las formas de fentanilo y sus análogos conocidos conocidos en ese momento en su lista de control de exportación de drogas. Sin embargo, el fentanilo ilícito procedente de China sigue estando ampliamente disponible en Estados Unidos.

Según un informe de agosto de 2021 (pdf) publicado por la Comisión de Revisión de la Economía y la Seguridad entre Estados Unidos y China, los productores chinos de fentanilo buscaron nuevas formas de eludir la regulación. Cada vez que China incluye una sustancia de fentanilo en su lista de control, los fabricantes chinos modifican ese compuesto para crear un nuevo producto relacionado con el fentanilo.

Para eludir la normativa estadounidense, los productores chinos de fentanilo trasladaron su principal mercado a México. Los cárteles mexicanos utilizan compuestos precursores importados de China para fabricar grandes cantidades de productos relacionados con el fentanilo, que luego se introducen de contrabando en Estados Unidos.

Las organizaciones de narcotraficantes mexicanas ya se habían dedicado anteriormente a la producción de amapola, una planta con flores que se utiliza en la producción de heroína. Pero cuando las autoridades mexicanas intensificaron sus esfuerzos para erradicar los campos de amapola del país, los cárteles de la droga se pasaron al fentanilo sintético, cuyos ingredientes son mucho más baratos de obtener y muy rentables.

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), la cantidad de fentanilo incautada por la agencia se disparó de 2020 a 2022. En el año que finalizó en septiembre de 2022, la CBP incautó la cifra récord de 14,700 libras de fentanilo, frente a las 11,200 libras de 2021 y las 4800 libras de 2020.

La DEA calcula que un kilogramo (unas 2.2 libras) de fentanilo en polvo procedente de China puede alcanzar unos cuantos miles de dólares. Y si se transforma el polvo en cientos de miles de pastillas falsificadas, puede reportar millones de dólares de beneficios a través de la venta en las calles.

Impulsados por los elevados beneficios, los narcotraficantes utilizan autos particulares, peatones y vehículos comerciales para introducir fentanilo de contrabando en Estados Unidos a través de los puertos de entrada.

Lavado de dinero
El informe de agosto de 2021 (pdf) de la Comisión para la Revisión de la Economía y la Seguridad entre Estados Unidos y China señaló que la cooperación de Beijing con Estados Unidos se ha retrasado en las investigaciones sobre lavado de dinero, la persecución penal y la asistencia jurídica en los casos en curso.

“Las autoridades reguladoras chinas siguen retrasando las solicitudes de acceso para inspeccionar e investigar posibles lugares de producción química ilegal donde se fabrican precursores. [Y] las solicitudes se retrasan a menudo durante días, lo que permite a cualquier operación ilegal desalojar o limpiar las instalaciones”, señala el informe.

Además, el sistema financiero chino también se ha utilizado para lavar dinero para los cárteles de la droga mexicanos. En un solo caso de lavado de dinero en noviembre de 2018, varios ciudadanos chinos fueron arrestados por las autoridades estadounidenses acusados de lavar entre 25 y 65 millones de dólares para los cárteles de la droga.

Según el reporte, los lavadores de dinero chinos aprovechan las aplicaciones de comunicaciones móviles encriptadas como WeChat para mover grandes sumas de dinero de Estados Unidos a China y luego de regreso a México con “gran velocidad, discreción y eficiencia”.

Una investigación reveló que una vez que los blanqueadores de dinero chinos mueven las ganancias de las drogas ilícitas al sistema financiero de China, parte de ese dinero se utiliza para comprar bienes de consumo o más precursores químicos, reciclando el dinero de nuevo en la economía. Y luego, el dinero, los bienes de consumo o los precursores se transfieren de nuevo fuera de China al cártel de la droga en México.

“Como son difíciles de rastrear, las monedas virtuales convertibles o criptomonedas como Bitcoin, Ethereum o Monero se han convertido en un medio popular”, añade el informe.

Por R. López

Fuentes: antilavadodedinero.com / theepochtimes.com